Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

DIEGO PEDROSA GERENTE DE HOSPITAL "A quienes me critican les reprocho la impaciencia"

Tiene fama de duro y ortodoxo, aunque él prefiere definirse como "material fungible". Melillense, médico intensivista, Diego Pedrosa lleva menos de dos años al frente del hospital Clínico de Málaga y varios meses en el ojo del huracán. El SAS le valora su capacidad para contener el gasto y la plantilla le reprocha la falta de inversiones. Desde que se hizo cargo de la gerencia, ha tenido una decena de dimisiones en su equipo directivo y tres peticiones de cese. Él sostiene que no le preocupan tanto las críticas como el deterioro de imagen del hospital.Pregunta. ¿Se ha planteado la dimisión?

Respuesta. No, en absoluto. Lo único que me planteo es una mayor entrega al hospital y canalizar todas las energías para centrar al ciudadano en nuestro punto de mira y reacomodar la organización en función de sus necesidades.

P. La crisis del hospital...

R. Más que crisis hay una serie de inquietudes orientadas a mejorar el hospital y a desarrollar el potencial de nuestros profesionales.

P. ¿Hay deficiencias en el hospital?

R. Deficiencias hay y estamos trabajando para corregirlas. A mí me molesta tanto como a los profesionales que esto vaya tan lento, pero nos tenemos que acomodar a los plazos y a la tramitación que requiere cualquier gasto público. Por mucho que quieras correr, como mínimo pasan de tres a cuatro meses antes de que puedas iniciar un proyecto. Estoy de acuerdo con los médicos, las mejoras van muy lentas, pero no podemos cerrar el hospital para hacer reformas, no podemos dejar de asistir a los pacientes.

P. Gestionar un centro con tanta gente en contra no debe ser fácil.

R. No hay tanta gente en contra, lo que pasa es que se vierten mejor las opiniones en contra que las positivas. La opinión de los pacientes también es un barómetro y en nuestras encuestas nos valoran muy bien. Si hubiera crisis, nos caería la Intervención y no nos felicitarían los usuarios.

P. ¿El SAS habría destinado 1.395 millones a inversiones en el 2000 sin las protestas? Es casi el triple que en 1999 y 10 veces más que en 1997.

R. Sí, que se haya puesto dinero sobre la mesa no obedece a las protestas sino a una política planificada. Algunos proyectos ya estaban aprobados.

P. La plantilla dice que la población del Clínico está discriminada.

R. Para nada. Admito las quejas sobre habitaciones de cuatro camas, que las urgencias se han quedado pequeñas, pero no que la mitad de Málaga esté discriminada. Si bien las instalaciones ayudan mucho, lo que cuenta es la calidad asistencial y eso está asegurado por los profesionales del hospital.

P. ¿Qué reprocha a quienes le critican?

R. La impaciencia. Son proyectos muy anhelados y se quieren conseguir en corto plazo, pero a veces los tiempos deseados son incompatibles con las normas que hay que cumplir.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de noviembre de 1999