Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno vasco considera correctas y "necesarias" las detenciones de Irún

El portavoz del Gobierno vasco, Josu Jon Imaz, valoró ayer como "positivas y correctas" las detenciones de dos jóvenes armados en Irún, ya que estuvieron encaminadas a "evitar un delito". Imaz censuró, por el contrario, la elaboración de teorías sobre el nacimiento de una nueva ETA a partir de la edad o el parentesco de los detenidos. Sin embargo, el ministro del Interior, Jaime Mayor, aseguró que es en los jóvenes donde más fácil prenden la ortodoxia y la resistencia al abandono definitivo de las armas.

El Gobierno autonómico adoptó una actitud muy distinta a la observada ante la detención en Francia de la exinterlocutora de ETA Belén González Peñalba. Ayer, aplaudió la actuación del Cuerpo Nacional de Policía por considerar que los dos detenidos la noche del martes, Arkaitz Saez y Aratz Gómez, "trabajaban en la preparación de un acto delictivo". En el caso de González Peñalba, el consejero vasco del Interior, Javier Balza, ignoró que la detenida llevara varios listados de personas, y puso todo el acento en su condición de interlocutora para el diálogo con el Gobierno. Imaz pasó ayer por alto el hecho de que el Ministerio del Interior no informara previamente al Ejecutivo vasco de la operación, pero sí señaló que "no es bueno" elaborar teorías sobre la preparación de una nueva generación en ETA, tal como sugirió ayer por el ministro del Interior, Jaime Mayor.También pidió que las "necesarias" detenciones se acompañen con la modificación de la política penitenciaria. Y reclamó al Gobierno que exponga su plan de pacificación.

Por su parte, Mayor indicó que serán los jóvenes quienes más fácilmente asuman la ortodoxia y la radicalidad de quienes en ETA se resisten al cese definitivo de la violencia. "Es una tendencia segura en el seno de la organización", dijo.

No obstante, el portavoz del Ejecutivo central, Josep Piqué, minimizó las intenciones de los jóvenes capturados en Irún y señaló que al Gobierno no le consta que Arkaitz Sáez y Aratz Gómez prepararan ningún atentado ni secuestro ni pensaran ir más allá del robo de material para la "actividad logística" de ETA. "No tenemos la certeza completa, aunque todo parece indicar que iban a tratar de inmovilizar a una serie de personas y por eso tenían instrumentos para el robo de una máquina troqueladora", afirmó Mayor.

Respecto a los dos detenidos, la juez de la Audiencia Nacional Teresa Palacios les tomará hoy declaración después de que la policía solicitara 24 horas más para seguir interrogándolos.

Por su parte, la Ertzaintza detuvo también la noche del miércoles en Bermeo (Vizcaya) a un hombre de 22 años cuando rompía las lunas de un concesionario de coches y se incautó de varios cócteles mólotov. Y la policía francesa da por hecho que fue un miembro de ETA quien, tras sufrir un percance de tráfico, encañonó el pasado viernes en Angulema a un conductor con una pistola.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de noviembre de 1999

Más información

  • Piqué sugiere que los jóvenes capturados no planeaban un secuestro