Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRANSPORTESEL PROYECTO COSTARÁ 19.500 MILLONES

El soterramiento del ferrocarril en Alicante librará suelo para edificar

El estudio de viabilidad del soterramiento del ferrocarril en Alicante contempla la liberalización de 137.000 metros cuadrados para construir viviendas y oficinas. De las 57 hectáreas que ocupa el plan especial Renfe, 51 se reservan a sistemas generales, donde se incluye la construcción de las nuevas estaciones de ferrocarril y autobuses. El estudio para enterrar la trama férrea que parte en dos la ciudad se ha presupuestado en 19.500 millones de pesetas. Todavía no hay financiación para el proyecto.

El objetivo principal de esta operación urbanística, aún en fase de estudio, es suturar la herida urbana más importante de la ciudad: la trama férrea de dos kilómetros y medio de longitud y 150 metros de anchura que parte en dos el tejido urbano de la ciudad. El lugar que hoy ocupan las vías se convertirá, según la propuesta de plan especial, en un parque lineal, "conformado principalmente por espacios verdes", afirmaron ayer sus redactores.La liberación de suelo para viviendas y oficinas a ambos lados se ha concebido para tapar la imagen de desorden, de poca calidad urbana y de escasa composición arquitectónica de la zona, subrayó el catedrático de Urbanismo de la Escuela Politécnica de Barcelona, Lluís Cantallops, uno de los autores de este proyecto.

En caso de ejecutarse esta propuesta, para la que todavía no hay financiación, el presupuesto rondaría los 19.500 millones. La ejecución del proyecto, reinvindicado históricamente por los vecinos de los barrios afectados, está a expensas de la firma de un convenio entre el Ministerio de Fomento, Renfe, Generalitat Valenciana y Ayuntamiento de Alicante.

Terminal de autobuses

El estudio de viabilidad, presentado ayer en el Consistorio, incluye la construcción de una estación de ferrocarril muy cerca de la actual estación término, una terminal de autobuses con 16 andenes, un gran estacionamiento subterráneo, la creación de diversos jardines sobre una extensión global de 16 hectáreas, equipamientos de carácter socio-cultural y nuevas calles y avenidas.

Con la eliminación del tren aparecen otros problemas que obligan a una reflexión en profundidad, si se quiere conseguir que el territorio recuperado al ferrocarril se convierta en un espacio urbano positivo, advirtió el autor del proyecto. Cantallops explicó que el tranvía-trenet puede ser el sistema de transporte ideal para conectar los barrios que limitan el gran parque lineal, "el elemento fundamental de cohesión urbana entre los barrios norte y sur, con el centro urbano y el resto de establecimientos".

La ordenación propuesta convierte la confluencia de las avenidas de Salamanca, Óscar Esplá y Terrasa en el punto de intercambio modal de mayor intensidad de la ciudad, con trenes, autobuses y tranvía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de noviembre de 1999