Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CNMV espera que Telefónica aporte más datos sobre las opciones

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) está a la espera de que Telefónica aporte más información sobre los planes de opciones sobre acciones (stock options) con los que retribuye a sus directivos. Fuentes de la Administración, por otra parte, aseguran que el Gobierno quiere sofocar cuanto antes la polémica desatada en torno a las retribuciones millonarias de los directivos de Telefónica, sin dar lugar a que sus ecos se mezclen con la próxima campaña electoral.

Hasta la fecha, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) sólo ha recomendado a las empresas, mediante carta circular, que informen de sus planes para retribuir a los directivos y que informen de dichos planes a sus accionistas y a la propia Comisión. Sin embargo, la ley no obliga todavía a que detallen las opciones de cada directivo.En el caso de Telefónica, tanto en sus memorias económicas anuales como en la información aportada a los diferentes organismos supervisores del mercado, sólo se hacían menciones genéricas a la existencia de los sobresueldos, pero sin aportar demasiados detalles y sin especificar la cuantía con la que se premia a cada directivo.

Así, de la información aportada por Telefónica a la Comisión de Valores y a la Securities and Exchange Commision (SEC) de EE UU se deduce que el propio presidente, Juan Villalonga, es beneficiario de los dos planes de opciones aprobados para los directivos de Telefónica (el primero para 100 y el segundo para 450), así como del reparto de acciones aprobado para la filial de comunicaciones en Internet, Terra. Pero sin especificar cuantía. Sólo en Terra, los cálculos apuntan a un reparto de 4.496 millones de pesetas entre sus máximos responsables.

La Comisión de Valores, según fuentes de la Administración, quiere que Telefónica, y el resto de compañías que tienen opciones, informen más detalladamente al organismo sobre la retribución de los directivos y, sobre todo, que aporten a sus accionistas todos los extremos pactados. El organismo que preside Juan Fernández-Armesto, no ha requerido formalmente a las empresas para que aporten documentación acerca de las stock options. Entre otras cosas, porque no puede. No obstante, podría volver a solicitar información complementaria a la aportada apelando a la "expectativa social" que ha levantado el polémico caso de las opciones.

Escándalo

A la vista del escándalo suscitado por el próximo reparto entre los ejecutivos de Telefónica de entre 30.000 y 45.000 millones de pesetas, el Gobierno, según las fuentes consultadas, vería con buenos ojos que las compañías informaran pormenorizadamente acerca de sus planes de retribución. Para el Ejecutivo es importante que la polémica se agote antes de fin de año, de forma que las stock options no se conviertan en munición para la oposición en plena campaña electoral.Por ello, el Gobierno estaría recomendando que las compañías, y sobre todo Telefónica, contribuyan a diluir la polémica aportando información antes de que entre en vigor la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos del 2000 -en enero del próximo año- en la que el PP ha introducido una enmienda para modificar la Ley del Mercado de Valores y la Ley de Sociedades Anónimas de forma que las grandes compañías no puedan hurtar información a sus accionistas sobre el dinero que dedican a premiar o a fidelizar a sus directivos de forma unipersonal y espefícica.

La iniciativa del PP, sin embargo, no ha podido evitar que el PSOE haya convertido a las stock options en un arma de desgaste y de crítica, tanto al Gobierno como a su presidente José María Aznar, a quien atribuye el nombramiento de Juan Villalonga como presidente de Telefónica. Las críticas, a las que se han apuntado veteranos economistas como José Barea y Enrique Fuentes Quintana, se vierten principalmente en que el plan de Telefónica no es un incentivo para la buena gestión ni un plan de fidelidad, ya que permite que los directivos conviertan las opciones en un plazo de tres años (en el caso de las que vencen en febrero próximo). También ha suscitado discusión, de acuerdo a la legislación laboral española, si los ejecutivos que son consejeros pueden tener opciones o no.

Hoy mismo, el asunto será esgrimido en el Parlamento, en la sesión del control al Gobierno, tanto por el secretario general del PSOE, Joaquín Almunia, como por el portavoz del grupo parlamentario, Luis Martínez Noval.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de noviembre de 1999

Más información

  • El Gobierno intenta que la polémica se agote antes de fin de año