Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL Segunda

Martín, técnico del Leganés, frena un ataque del rival

Corría el minuto 85 del partido que enfrentaba al Leganés y al Badajoz en el campo de Butarque y raudo se escapaba Sabino, jugador pacense, por la banda izquierda de su ataque. Tenía el camino franco y el contragolpe, con empate a cero en el marcador, anunciaba no poco peligro para el Leganés. Ningún rival le estorbaba en su carrera, pero Sabino se encontró con el enemigo menos esperado: Enrique Martín, cuya acción de quitarle el balón no resultaría llamativa si no fuera porque hace años que dejó el fútbol activo y hoy se dedica a entrenar al Leganés.Se encontraba Martín, instantes antes de redescubrir la figura del entrenador-jugador, en la denominada "zona técnica" de su banquillo, cuando al llegar el futbolista del Badajoz a su altura decidió meter su pie en el campo y birlarle, con absoluta limpieza eso sí, la pelota.

Posteriormente, Martín justificó la acción asgurando que creía que el balón había traspasado la línea. Pero no debió ser el único que lo vio confuso, pues el árbitro, Rodríguez Martel, tras parar el juego, consultó tanto con el auxiliar como con el cuarto árbitro. Cuando éstos le aclararon lo sucedido, Rodríguez Martel se limitó a sacarle a Enrique Martín la cartulina amarilla, quizá porque en el reglamento poco especifica sobre tan insólita acción, sobre un entrenador que intente echarles algo más que una mano a los suyos. Puede ser que Rodríguez Martel considerara la aparición de Martín en el campo como desconsideración al contrario o pérdida de tiempo, lo que sí justificaría la tarjeta amarilla. Pero podría ser que lo hubiera considerado provocación, ofensa o alteración del normal desarrollo del partido, lo que acarrearía la tarjeta roja. Claro que el Badajoz quiere ir más lejos, pues se ha mostrado dispuesto a impugnar el acta en base a que el Leganés "llegó a jugar con 12 jugadores". Por ello, el cuadro pacense amenaza con solicitar la repetición del partido que, por cierto, acabó con victoria del Leganés (1-0) y con la expulsión a última hora de Enrique Martín. Pero no por participar de forma activa en el choque, sino por protestar al árbitro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de noviembre de 1999