Cartas al director
i

Quince millones

Creo recordar que quince millones era, en la década de los cincuenta, el primer premio de la lotería de navidad, el gordo. Quince millones es el precio actual de un piso, más o menos modesto según de qué zona o ciudad hablemos. Quince millones es el sueldo anual de uno de los tantos directores generales que tenemos. Por ello, y por más datos comparativos que podíamos seguir dando, pagar quince millones por una noche en la suite del hotel más lujoso de Roma es por lo menos un insulto a la mitad de este mundo que se nos muere de hambre.En el telediario de nuestra TV en el que nos dieron esta noticia, aclaraban que el citado precio era sólo para la noche de San Silvestre, y que ya estaba reservada por un sultán de un emirato de esos que se pierden en la geografía. Otra reserva la tenía el presidente de un país suramericano, y otra, un popular actor estadounidense.

Al sultán nada tenemos que objetar, pues no le conocemos. Al actor, menos, pues sus sudores y carreras le costó interpretar a Rambo. Pero al presidente del país suramericano, un país nada bollante, habría que ponerle un voto de censura.

Los que tienen dinero deben gastarlo, pero a estos niveles no debieran pregonarlo, aunque el motivo sea entrar en el año 2000.- . .

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 30 de octubre de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50