Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socialistas exigen la dimisión de Inclán por su "falta de liderazgo"

Seis meses lleva Gabriel Inclán al frente del Departamento de Sanidad y no ha hecho falta más tiempo para que el PSE considere que es incapaz de imprimir una línea política a la consejería, que le "falta liderazgo" y, consecuentemente, para exigir su dimisión. El anterior consejero, el actual alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, nunca tuvo que enfrentarse en sus ocho años de mandato a una crítica tan dura como la que ayer vivió Inclán en el pleno del Parlamento de Vitoria sentado en el lugar reservado a los consejeros en un debate en apariencia inofensivo para él.El PSE había presentado dos proposiciones no de ley relacionadas con el Plan de Salud, el documento más importante de planificación sanitaria que sirve para orientar la actividad de los diferentes sectores y para dirigir los recursos sanitarios a las nuevas necesidades de la población. En la primera, reclamaba al Gobierno que entregase cuanto antes al Parlamento el informe anual del Plan de Salud 1996-2000. En la segunda, exigía al Ejecutivo que presentase en febrero del 2000 el nuevo Plan de Salud para el periodo 2001-2006.

En plazo

La parlamentaria del PNV Covadonga Solaguren indicó que el departamento está ultimando el informe anual del actual Plan de Salud, pero que la elaboración del siguiente se realizará en los primeros meses del año 2001, ya que la vigencia del actual llega hasta el 31 de diciembre del año próximo. "El Gobierno está en plazo", zanjó.

Las explicaciones, lejos de convencer a la socialista Carmen Asiain, autora de la iniciativa, enervaron su ánimo. "¿Qué ha hecho la nueva estructura del departamento desde que se constituyó en noviembre del año pasado?", se preguntó y argumentó que la elaboración del Plan de Salud es una de las cuestiones más importantes del departamento y el plazo para redactar el nuevo concluye este año o a principios del próximo. Esta divergencia de fechas entre las planteadas por el Gobierno y las que considera reales el PSE fue lo que crispó el debate. "Tengo la impresión de que el consejero Inclán da poca relevancia al Plan. Estamos ante un caso claro de falta de liderazgo, de abandono. ¿Sirve su política a los ciudadanos? Yo creo que no", concluyó Asiain. En los pasillos, la parlamentaria explicitó su crítica: "El consejero debe dimitir".

Sin llegar a esta contundencia, el PP también consideró que el consejero no se ha mostrado como un auténtico líder al dirigir su departamento. "El Plan de Salud es un instrumento decisivo a la hora de confeccionar los Presupuestos, porque una tercera parte del gasto se va en Sanidad. Sabiendo las necesidades que se fijan en el Plan, los partidos de la oposición pueden presentar sus enmiendas y apoyar la política sanitaria del Gobierno o rechazarla con más conocimiento de causa", recalcó el portavoz del PP en el debate, Carmelo Barrio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de octubre de 1999