_
_
_
_

Los juristas consideran que el presidente del Parlamento catalán debe escoger al candidato con más posibilidades

Los constitucionalistas y los expertos en Derecho Político discrepan sobre la pretensión del candidato socialista a la presidencia de la Generalitat, Pasqual Maragall, de que le sea encargada la formación del nuevo Gobierno, pese a que la matemática de los escaños haga muy difícil tal objetivo. Ninguno, en cualquier caso, le niega el derecho a postularse, si bien casi todos coinciden en que es el presidente del Parlamento autónomo quien, tras realizar consultas, debe proponer la formación del Ejecutivo al candidato que cuente con mayores posibilidades de obtener la aprobación de la Cámara. Maragall parte de la base de que su candidatura ha logrado "un número de votos considerablemente superior al de los otros candidatos" y considera que ha "obtenido el mandato de los ciudadanos de Cataluña para proponer al Parlament la aprobación de un nuevo Gobierno". Pero lo que finalmente hace el ex alcalde de Barcelona es expresar su "absoluta disponibilidad a ofrecer propuestas constructivas de Gobierno en el momento en que", en su condición de líder de la lista más votada, "sea convocado por el Parlament".

Marc Carrillo, director del Departamento de Derecho Constitucional de la Universidad Pompeu Fabra, se pregunta: "¿Quién merece más la confianza que el cabeza de la lista más votada en términos absolutos?". En su opinión, "no es ningún delirio lo que hace Maragall al proponerse. Sería perfectamente factible que la lista más votada pudiera presentar en el Parlament su programa. En cualquier régimen parlamentario, una propuesta así no se consideraría un despropósito. Por deferencia, el presidente de la Cámara podría adoptar la fórmula de que la lista más votada sea la primera en presentar su programa. Nada lo excluye".

Todo lo contrario piensa Jordi Matas, de la Universidad de Barcelona, que lo considera "totalmente incorrecto". Según Matas, "incluso sería una barbaridad que lo pretendiera el que tiene más escaños", y recuerda que ya ha sucedido en seis ocasiones, en Parlamentos autonómicos, que el partido con más votos y más escaños no ha conseguido formar gobierno. En tres ocasiones el PP, y en otras tres el PSOE.

Postura interesante

Francesc de Carreras, de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), considera que la postura de Maragall puede ser interesante en el ámbito político, pero cree que, en ningún caso, sería lógico que el presidente del Parlamento catalán ofreciera formar Gobierno a una opción que no tuviera posibilidades de conseguir la confianza de la Cámara.

"Poder proponer, se puede proponer a cualquiera de los diputados electos", piensa Enric Fossas, constitucionalista de la UAB. La lógica del sistema es que las mayorías se forman a partir del Parlamento.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

"En Quebec ya ha pasado dos veces que por el sistema de votación gobiernan listas menos votadas, aunque es cierto que esto no encaja muy bien en nuestra cultura política, y entiendo que Maragall quiera dejar claro que las cosas han cambiado, que es la suya la lista más votada y con esto poner nervioso a Pujol".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_