Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arenas busca integrar al sector crítico del PP canario en la nueva dirección

El secretario general del PP, Javier Arenas, conversó ayer en Madrid, por separado, con el nuevo presidente de los populares en Canarias, José Manuel Soria; con el candidato de la plataforma alternativa, Antonio Luis Medina, y con algunos de los más relevantes dirigentes de esta última opción crítica. Soria y Medina aprovecharon el viaje juntos desde las islas para acercar posturas. Todos ellos se pusieron a disposición de Arenas, con lo que el secretario general interpreta que hay muchas posibilidades de que el sector disidente acepte integrarse finalmente en la nueva dirección, a pesar de lo ocurrido en el congreso del pasado fin de semana. Eso sí, del pacto quedarían excluidos los Ignacio González: el patrón del PP de Tenerife y su hijo. La dirección nacional de los populares intenta así aislar la fuerza de los González para amortiguar el efecto de su posible fuga a un partido nacionalista local.

Arenas pidió a Soria que haga todo lo posible para recuperar la paz perdida durante el reciente y polémico congreso del PP canario. Soria ya imaginaba tal encargo y durante el viaje previo dialogó sobre tal objetivo con su rival Medina, que se mostró bastante accesible. Arenas también tuvo oportunidad de conocer el estado de ánimo del ex presidente del partido en Canarias, José Miguel Bravo de Laguna, que formaba parte de la lista alternativa a Soria, y el de algunos de los consejeros del Gobierno autónomo que se decantaron por la misma opción.

El secretario general de los populares está tan convencido de que el balance de los congresos regionales del PP es tan bueno que ahora se ha fijado ya como su próximo objetivo la precampaña de las próximas elecciones generales. Ayer, en un acto de su partido para promocionar los Presupuestos Generales del Estado del año 2000, el secretario general instó a los parlamentarios del PP y dirigentes autonómicos a salir ya a la calle para mirar a la gente "a los ojos y a la cara" y comparar los logros de gestión del Gobierno de José María Aznar con lo realizado en el pasado por los Ejecutivos del PSOE.

Arenas se puso de ejemplo ante los dirigentes del PP al iniciar él mismo el discurso para desmontar las "cuatro fábulas" del mandato socialista, que sintetizó de la siguiente forma: no había otra política posible y el paro era un maldición irremediable; el socialismo es progreso; una vez ganadas las elecciones, ya no hace falta escuchar a la sociedad, y sólo las políticas de izquierda son solidarias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de octubre de 1999

Más información

  • El secretario general ordena a su partido atacar "las fábulas del PSOE"