_
_
_
_
FÚTBOL: Sexta jornada de Liga

Nostalgia de fútbol en Balaídos

La salida de Mostovoi vuelve a ser decisiva en el triunfo del Celta sobre el Mallorca

CELTA 1 MALLORCA 0Un año después del enfrentamiento en que ambos equipos lucharon por el liderato, Celta y Mallorca volvieron a encontrarse en el campo de Balaídos y certificaron que cualquier tiempo pasado fue mejor. Los 90 minutos de ayer no tuvieron nada que ver con el espectáculo de fútbol y goles que los mismos rivales regalaron en aquella ocasión. Sólo la entrada del ruso Mostovoi permitió a los aficionados vigueses recuperar el sabor del buen fútbol que además, por lo que se ha visto esta semana en Copa de la UEFA y Liga, también sirve para ganar partidos.El Mallorca es el que más ha cambiado con respecto a la pasada temporada ya que tras la marcha del argentino Cúper de su banquillo se ha acentuado su carácter defensivo y cada vez recuerda menos al equipo serio y ordenado pero que siempre tenía un ojo en la portería contraria. Ayer jugó con un solo delantero y renunció en la práctica a obtener la victoria con un planteamiento extraño en un técnico como Fernando Vázquez, que siempre ha abogado por tener a la pelota como mejor aliada. De momento, el técnico gallego no parece muy decidido a aplicar sus postulados en el equipo mallorquinista, aunque hay que concederle un periodo de adaptación después de hacerse cargo del equipo tras la precipitada salida del técnico argentino Mario Gómez, al que la federación no concedió permiso para entrenar en España al no cumplir con los requisitos exigidos.

Celta: Dutruel; Velasco, Sergio, Djorovic, Juanfran; Makelele, Celades, Karpin, Gustavo López (Mostovoi m

46); Mc Carthy (Turdó m.59) y Revivo (Giovanella m.74).Real Mallorca: Burgos; Olaizola, Siviero, Niño, Soler; Lauren (Armando m.72), Engonga, Nadal, Ibagaza (Diego Tristán m.57) Stankovic (Djokaj m.55); y Carlos. Gol: 1-0. M.50 Asistencia de lujo de Mostovoi para Karpin que supera a Burgos en su salida. Árbitro. Prados García. Enseñó tarjetas amarillas a Burgos, Lauren, Revivo, Olaizola, Stankovic, Juanfran y Djorovic. Estadio de Balaidos. 22.000 espectadores.

Más información
Celades vuelve a la titularidad

En el Celta también han cambiado las cosas. Sigue siendo un equipo al que le gusta manejar los partidos con la posesión de balón como bandera, pero su capacidad para abrir las defensas de rivales muy cerrados está en entredicho. En los partidos que lleva disputado, salvo contadas excepciones, así lo está poniendo de manifiesto.

Su delantero centro titular, McCarthy, está lejos de ser el jugador que deslumbró en la pretemporada y su poca participación en el juego hace que algunos empiecen a acordarse de Penev. El surafricano es un rematador nato pero tiene dificultades para jugar de espaldas a la portería y abrir huecos para sus compañeros. Ayer tuvo un mal día y acabó siendo sustituído por Turdó. Tampoco Revivo parece en su mejor momento y apenas entró en juego al jugar en una posición más adelantada de lo habitual.

Cambio de guión

El Mallorca dejó muy claras sus intenciones desde el inicio. Entregó el balón al Celta y se encerró en su campo a la espera de alguna salida al contragolpe, una suerte que durante todo el primer tiempo apenas intentó.El equipo local se atascaba al llegar al área y sólo asustaba con algún disparo lejano tras combinaciones insulsas. Con este panorama la salida a escena del mago Mostovoi -el mejor abrelatas posible en estas situaciones- estaba cantada. Una vez más el jugador ruso no defraudó a una grada que lo ha convertido en su ídolo.

Apenas llevaba cuatro minutos sobre el campo cuando ejecutó con maestría un pase que dejó a Karpin en inmejorable situación para abrir el marcador. Un solo toque de Mostovoi había valido más que 45 minutos de esfuerzo inútil. El gol cambió ligeramente el guión del partido porque al Mallorca no le quedó otro remedio que intentar buscar el empate. El problema es que es difícil jugar al ataque cuando el equipo ha sido diseñado para colgarse del larguero. Vázquez hizo algunos cambios pero apenas surtieron efecto y las únicas oportunidades visitantes llegaron en acciones a balón parado que generaron algunas dudas en el centro de la defensa del Celta.

Mientras el partido real seguía su curso, al público lo que realmente le divertía eran las acciones de Mostovoi, del que además partieron casi todas las acciones de peligro del Celta. Incluso el ruso se permitió el lujo de fallar un gol bastante fácil en una acción en la que intentó batir a Burgos con un disparo colocado cuando cualquier otro habría intentando fusilar al portero. Su calidad le traicionó esta vez y el tiro se perdió por centímetros, pero nadie le reprochó haberlo intentado así. La mejor noticia es que con el ruso diversión y efectividad están garantizadas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_