Cultura, civilización y territorio

No era exactamente el lugar ni el momento, porque allí todos estaban para otra cosa, es decir, para respaldar la candidatura de Pasqual Maragall a la presidencia de la Generalitat de Cataluña. Aun así, el acto convocado ayer por Ciutadans pel Canvi en el CCCB sobre el tema Culturas y territorios apuntó algunas de las líneas del debate cultural contemporáneo sobre la globalización y la identidad. Frente a algunas intervenciones críticas contra el dominio cultural estadounidense, Maragall insistió en que "si no entendemos a América, que un poco son nuestros hijos, no nos entenderemos a nosotros mismos", y el historiador estadounidense de origen griego Eduardo Malefakis resaltó la capacidad integradora de la cultura americana que, afirmó, no debe confundirse con la industria cultural. El ex ministro de Cultura francés Jack Lang insistió en su cruzada a favor de que Europa defienda a capa y espada su cultura para mantenerse como una entidad con peso específico en el mundo. El alcalde de Roma, Francesco Rutelli, aseguró que lo que definirá los lugares centrales del siglo XXI será la cultura. Danielle Miterrand abogó por que esta cultura sea humanista y solidaria. El sociólogo Alain Touraine afirmó que era posible combinar apertura económica con la capacidad de alternativos y modernos. El editor y político italiano Luciano Vandelli aseguró que la intervención pública en cultura debe limitarse a aquello que la sociedad civil no puede resolver por sí misma. Manuel Vázquez Montalbán, en cambio, defendió el papel de lo público frente a lo privado como la única posibilidad de mantener espacios para que la sociedad pueda desarrollar una conciencia crítica de sí misma. Y, entre las variadas y dispersas intervenciones, el escritor Michel Tournier contrapuso de forma brillante cultura y civilización, asociando esta última a la defensa animal de un territorio concreto.

Más información

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 16 de septiembre de 1999.