Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rotchen y la rabona de Rivaldo

Decidido el derby catalán (3-0), a Rivaldo le dio por divertirse. Caliente como iba por el juego intimidatorio practicado por los zagueros del Espanyol, al brasileño le dio por adornarse con una rabona en los últimos compases del partido: sorteó a Cavallero, junto al palo izquierdo de la portería, y remató con la pierna cambiada. Rotchen, cuerpo a tierra, sacó la pelota y, acto seguido, se levantó y se fue a por Rivaldo, recriminándole la jugada, por sentirse ridiculizado."Son cosas del fútbol que se quedan en la cancha", argumentó el central argentino del Espanyol, al preguntársele por su respuesta a la afrenta del zurdo azulgrana. "Yo no he provocado a nadie", replicó Rivaldo. "Han sido ellos, los jugadores del Espanyol, los que han venido a por mi. Yo no había hecho nada más que regatear al portero y, al tener que rematar con la derecha, que no es mi pierna buena, no encontré mejor salida que rematar de rabona. Yo sólo hago lo que sé". Rivaldo, a diferencia de Figo -expulsado tras responder a una provocación de Pochettino- no respondió a la intimidación blanquiazul. Tanto Rivaldo como Rotchen entendieron que se había comportado de forma natural, en consonancia con el resultado y la marcha del partido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de septiembre de 1999