Bono y Zaplana reconocen que todavía no hay fecha para pactar el trazado del AVE a Valencia

Eduardo Zaplana, del PP, y José Bono, del PSOE, presidentes autonómicos de la Comunidad Valenciana y Castilla-La Mancha, respectivamente, negaron ayer en Albacete que ya hubiera un acuerdo sobre el trazado del AVE Madrid-Valencia y reconocieron que todavía no hay fecha para decidir la solución definitiva. Los presidentes desmintieron así las insistentes informaciones que apuntan a que ya han acordado con Fomento y con el presidente madrileño, Alberto Ruiz-Gallardón, que se hará el trazado más largo, la opción sur, que pasa por Albacete.

Más información
Rambla pide financiación estatal

En teoría, el encuentro entre los dos líderes autonómicos tenía como único motivo la asistencia de Zaplana a una corrida de toros correspondiente a la Feria de Albacete en la que toreaban dos diestros valencianos, Enrique Ponce y Vicente Barrera, junto al sevillano Francisco Ribera Ordóñez. Previamente, en el transcurso de una rueda de prensa, Zaplana afirmó: "No existe ningún pacto que no sea el que todos conocen, el que ya firmamos los presidentes de las tres comunidades autonómas, Madrid, Castilla-La Mancha y Valencia, mediante el cual acordamos que el trazado definitivo estaría definido en septiembre y que las obras comenzarían en el año 2000. Ése es el acuerdo, y ese es el único pacto que existe", concluyó. Y aunque aún no hay fecha para la trascendental reunión, Zaplana admitió: "Existen estudios que ha realizado Fomento y que yo no conozco con exactitud, incluso nosotros hemos hecho algún tipo de estudio, y ahora lo que tenemos que hacer es reunirnos los tres presidentes y reunirnos con el Ministerio de Fomento para concretar este mes lo que para nosotros es el trazado ideal. ¿Y cuál es? El que salga del consenso de las tres administraciones autonómicas y la Administración del Estado". Opción favorita El presidente del Consell añadió que "todo lo que se ha publicado, todo lo que se ha filtrado con mejor o peor intención, todo lo que se ha intentado intoxicar durante todo este tiempo, está muy bien, pero quien tiene la responsabilidad de resolver, todavía no lo ha hecho". Y en concreto se refería a todas las informaciones que apuntaban a que la decisión ya estaba tomada y que ésta iba en el sentido de la opción favorita de Fomento, el trazado sur. La última, publicada ayer, en la que se anunciaba que la elección pasa por Albacete, recorre 460 kilómetros en 105 minutos (a unas velocidades de difícil consecución) y en una plataforma de nueva construcción y de ancho europeo. La solución sur alejaría Valencia de Madrid (la línea recta mide 300 kilómetros) más de un 50%, por lo que ha sido ampliamente criticada por expertos en transportes, colectivos ciudadanos y diversos políticos. Es más, las asociaciones de empresarios que han reclamado la línea de alta velocidad han apostado claramente por la opción centro, que enlazaría Madrid y Valencia en poco más de hora y media y conectaría mejor con Castellón. Zaplana no entró en las críticas a este trazado e insistió en que una infraestructura como el AVE "no fuera un germen de conflicto, ya que lo que nos mueve no es un capricho sino el interés general". Y lo fundamentó en que la línea vertebra los tres territorios. Añadió, además, que no sería bueno entrar en un proceso "de descalificaciones, problemas y malas interpretaciones, que muchas veces no son muy meditadas y que pueden dar al traste con algo que tiene que ser muy positivo para todos". Eduardo Zaplana no quiso pronunciarse por la opción que defienden públicamente el gobierno de Castilla-La Mancha y el presidente Bono, en torno a un trazado en el que el AVE pase por Cuenca y Albacete, uniéndose a esta última provincia a través de un ramal. Preguntado por su opinión sobre ese posible trazado, Zaplana respondió: "Tenemos que ser muy serios y muy rigurosos y no hacer pronunciamientos que serían gratuitos. Vamos a estudiar los informes que hay, los trazados y las posibilidades reales de modificación de esos estudios y pronunciarnos en septiembre, sin ponerse nerviosos y caer en la intranquilidad". Posturas lógicas Con relación a la preferencia de los empresarios valencianos por la llamada opción centro, Zaplana consideró dichos pronunciamientos "más bien con un caráctar voluntarista, que desde un conocimiento exhaustivo de esa posición que defienden". Añadió que "son posturas lógicas pero hay que serenar el debate porque no podemos caer en un proceso de histeria". Por su parte, José Bono refrendó las palabras de Zaplana y añadió: "Lo que está claro es que aún no tenemos acuerdo, porque si lo tuviéramos, ya lo habríamos dicho". Asimismo, Bono recordó el "alto nivel de coincidencia" que le unía a Zaplana y cómo ambos habían desbloqueado el trazado de la autovía a su paso por las Hoces del Cabriel. Por su parte, el portavoz adjunto del grupo socialista en las Cortes Valencianas, Andrés Perelló, volvió a defender la postura del PSPV, que apuesta por "el trazado más corto y con el máximo ahorro de tiempo posible, porque si no, el tren de alta velocidad no será rentable".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS