El Gobierno sólo se reunirá con HB con publicidad cuando sea "un partido normal"

El Gobierno rechazó ayer la propuesta del líder de Herri Batasuna (HB), Arnaldo Otegi, de entrevistarse con el Ejecutivo con "luz y taquígrafos". El portavoz del Ejecutivo, Josep Piqué, argumentó que sólo se celebrará ese encuentro con publicidad cuando HB sea "un partido normal". Según el portavoz, HB adquirirá la normalidad cuando condene la utilización de la violencia y la coacción a los ciudadanos, no acepte asesinos confesos en sus listas electorales y no obligue a rectificar a los "pocos" militantes de su formación que se atreven a condenar un acto violento."Claro que el día que HB deje de hacer eso, probablemente dejará de ser HB. Ese día puede pretender que sea tratado como los demás y, entonces, tendrá todo el derecho. Pero como ahora no es así, esto justifica un tratamiento diferencial que es el que utilizó el Gobierno en su encuentro con destacados representantes de esa formación en diciembre", aclaró Piqué.

Rechazó el calificativo de "clandestina" que Otegi dio a la reunión que la representación de HB mantuvo con la del Ejecutivo el pasado 11 de diciembre. "El Gobierno nunca hace reuniones clandestinas sino discretas, reservadas, y las comunica a la opinión pública cuando las circunstancias lo aconsejan", respondió Piqué. Atribuyó el interés de Otegi en entrevistarse con el Gobierno a "salir en la foto o reforzarse internamente" ante lo que apuntó como una supuesta crisis en el seno de HB. "No es un problema del Gobierno y las cosas hay que seguir haciéndolas como se han venido haciendo", añadió.

El ministro portavoz insistió en una de las principales preocupaciones del Ejecutivo ante la proximidad de la etapa electoral, apartar el proceso de paz de las rivalidades partidistas. Aseguró que el Gobierno se comprometía a no utilizar el proceso de paz como arma arrojadiza y pidió otro tanto a los demás partidos, especialmente a su principal rival, el PSOE. De hecho, el secretario general de los socialistas, Joaquín Almunia, hizo gala del mismo compromiso en su comparecencia del jueves. Aunque pidió al Ejecutivo más iniciativa, se negó a precisarla porque, según insistió, es una cuestión objeto de consenso entre partidos.

Contactos con el PSOE

En este sentido, el Gobierno ha intensificado los contactos con el PSOE durante esta primera semana de septiembre. Ayer mismo se entrevistaron el ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, y el portavoz socialista en la Comisión de Justicia e Interior, Juan Alberto Belloch. Sólo dos días antes se entrevistaron el secretario general de la Presidencia, Javier Zarzalejos, y el secretario de Comunicación del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba. En ambas reuniones, además de intercambiar información sobre el proceso vasco de paz, se abordó la manera de apartar dicho proceso de la confrontación electoral que se avecina.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 03 de septiembre de 1999.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50