Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fusión de Pryca y Continente controlará el 22,4% del mercado español de grandes superficies

"Estamos escribiendo un capítulo nuevo de la historia mundial del comercio", dijo ayer un radiante Daniel Bernard, presidente director-general de Carrefour, como colofón al anuncio de su próxima fusión con Promodès. La sociedad resultante, que conservará el nombre de Carrefour, será líder en Europa y segunda en la clasificación mundial, sólo detrás del grupo estadounidense Wal-Mart. Su cifra de negocio será de 54.000 millones de euros (8,9billones de pesetas). En España, el gigante controlará un 22,4% del mercado de grandes superficies a través de Pryca y Continente.

El gigantesco tamaño de la sociedad resultante de la fusión fue recibido con una mezcla de recelo y de temor por las asociaciones de comerciantes, de agricultores y de consumidores españoles. Para todos ellos es más que destacable este hecho: la suma en España de Promodès (Continente, Día, Simago y Punto Cash) con Carrefour (Pryca) supondrá para la sociedad resultante el control del 22,42% del mercado español.Según datos de la Dirección General de Comercio Interior, Promodès controla en España un 13,52% del mercado, mientras que Pryca controla un 8,90%. Carrefour se situará de esta forma muy por delante de su inmediato seguidor en España, el también grupo francés Auchan que, a través de Alcampo y Sabeco, tiene una cuota de mercado del 7,47%.

En total, el nuevo grupo dispondrá de 8.800 establecimientos en 26 países y empleará a 240.000 personas, de ellas 110.000 en Francia. En ese país controlará también el 25% del mercado y será líder como en España, Portugal, Bélgica, Grecia, Brasil, Argentina, Taiwan, Corea o Indonesia. La fusión deberá ser comunicada a la Comisión Europea en Bruselas en una semana a partir de su firma. Bruselas, a su vez, dispondrá de un mes para dar o para negar su visto bueno a la operación.

"En 1992, Carrefour estaba presente en 5 países, y ahora lo estamos en 26", explicó Daniel Bernard, al tiempo que repetía que su matrimonio con Promodès es "una medida de ataque, creadora de riqueza, en modo alguno defensiva".

Lo cierto es que Daniel Bernard y Paul-Louis Halley, presidente director general de Promodès, han precipitado este acercamiento para protegerse del apetito de sus competidores europeos y americanos. La compañía estadounidense Wal-Mart desembarcó el año pasado por primera vez en Europa comprando el alemán Wertkauf, y luego adquirió el británico Asda. Hace pocas semanas, Wal-Mart tentó al francés Auchan con 15.400 millones de euros (2,56 billones de pesetas).

También el grupo holandés Ahold se ha referido varias veces a Carrefour como un "socio potencial", y Bernard temía no poder conservar el control de su grupo, entre otras cosas porque sus accionistas de referencia, las familias Badin y Defforey, no conservan más allá del 14,29% de los derechos de voto y menos del 9% del capital. Y Ahold no sólo coqueteaba con Carrefour, sino que también había hecho ya algunos intentos de aproximación hacia Promodès.

La OPA amistosa entre Carrefour y Promodès se concretará en un intercambio de seis acciones de Carrefour por una de Promodès. Ayer, en la Bolsa española, tras cinco horas de suspensión de la cotización por decisión de la Comisión de Valores, las acciones de Pryca y de Continente ganaron, en apenas dos horas, un 12%. Pryca tiene como principales accionistas, además de Carrefour, a la Banca March (9,9%) y al Grupo Deya (6,9%); Continente, por su parte, cuenta entre sus accionistas principales con Alfonso Merry del Val, director general del grupo. Otra entidad española, el BBV, controla el 3,9% de Promodès.

Bernard y Halley negaron que la fusión, que esperan culminar el próximo 2 de noviembre, vaya a suprimir empleos. Las principales marcas del nuevo grupo serán las ya mencionadas Continente, Carrefour, Pryca, Día y Champion, además de Tia, Codec, De, Shopi, Stoc o Picard. Si en el sector alimentario Carrefour será un gigante capaz de imponer precios cada vez más ajustados a los productores, también jugará un papel notable en terrenos como la microinformática o la telefonía móvil.

Promodès-Halley y Carrefour-Bernard se necesitaban mutuamente. Carrefour está muy presente en las grandes ciudades, mientras que Promodès está bien instalado en ciudades medianas. En el nuevo organigrama empresarial de Carrefour, el presidente director general será Bernard (ex directivo del grupo alemán Metro), un empresario que ha impulsado la internacionalización de Carrefour, que ha impuesto la semana laboral de 35 horas y que no acepta alimentos genéticamente modificados.

Para Paul-Louis Halley lo importante es que se convierte en el primer accionista del nuevo mastodonte. Halley tiene 65 años y se jubila. Para él no se trataba de seguir al frente de la empresa creada por su padre, sino de preservar intereses familiares. Su hombre de confianza, Luc Vandevelde, es el nuevo número dos de Carrefour. Dos españoles figuran también bien situados en Carrefour. Se trata de Alfonso Merry del Val, director general del grupo para España con la excepción de los almacenes Día, y Javier Campo responsable de esta última cadena.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de agosto de 1999

Más información

  • Carrefour-Promodès facturará 8,9 billones y será el segundo grupo del mundo y el primero de Europa