Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NECROLÓGICAS

Horacio Sáenz Guerrero, ex director de 'La Vanguardia'

El ex director del diario La Vanguardia Horacio Sáenz Guerrero falleció ayer a los 76 años mientras se encontraba pasando unos días de vacaciones con su familia en Denia (Alicante). Sáenz Guerrero estuvo al frente del rotativo barcelonés durante más de 12años, tiempo en el que colocó al diario entre los primeros de España. El periodista recibió en 1988 el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades. Tras abandonar la dirección, pasó a ocupar el puesto de consejero de La Vanguardia.Sáenz Guerrero nació en Logroño el 21 de noviembre de 1921 y se trasladó a Barcelona para estudiar Medicina, pero dejó la carrera por el periodismo. Entró en La Vanguardia en 1942, donde desarrolló diferentes trabajos: escribió crítica literaria, cinematográfica y teatral; también fue comentarista local, editorialista, redactor jefe de la sección Nacional y subdirector adjunto. En 1961 pasó a ocupar el puesto de subdirector. Fue enviado especial del periódico barcelonés a Estados Unidos y Oriente Medio.

Tras la muerte de Xavier de Echarri, se encargó de la dirección del rotativo el 20 de octubre de 1969 hasta 1982. En un comunicado difundido ayer, sus compañeros del diario lo definen como "el impulsor de un modelo periodístico basado en la profesionalidad, el rigor, la ponderación y el pluralismo, modelo que puso en práctica con especial determinación durante la última etapa del franquismo". La nota añade que "esta línea fue desarrollada decididamente en la etapa posterior a la muerte del general Franco y a lo largo de toda la transición democrática, desde UCD hasta la llegada del PSOE al Gobierno, cuando La Vanguardia fortaleció su papel como diario de referencia".

La vida profesional de Sáenz Guerrero no sólo estuvo ligada al periodismo escrito y a La Vanguardia; también se dedicó a la información radiofónica: fue comentarista de política internacional en RNE y participó, durante los últimos años, en la tertulia del programa de Luis del Olmo, primero en la Cope, y después, en Onda Cero. Además, fue colaborador de Time Life, The New York Times y Destino.

Fuera del periodismo estricto, Sáenz Guerrero publicó el libro Fuego sin sangre, una selección de sus artículos, y Con amor y con ira (1993).

Recibió no pocos premios, entre los que se encuentra el Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades. Además, fue galardonado con el Premio Mariano de Cavia (1987), uno de los más prestigiosos, por su artículo Descubrimiento, palabra nefasta, y recibió el González Ruano de Periodismo (1991) por su artículo Una luz se ha apagado. La agencia Efe le consideró el mejor informador de 1980.- EL PAÍS

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de agosto de 1999