Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP mantiene 4,9 puntos de ventaja sobre el PSOE, pero Almunia se acerca a Aznar

El PP mantiene consolidada en 4,9 puntos su ventaja sobre el PSOE en estimación de voto -40,7% frente a 35,8-, según el barómetro de julio del Centro de Investigaciones Sociológicas dado a conocer ayer. Si este resultado se trasladase a unas elecciones generales, el PP podría lograr la mayoría absoluta. No obstante, los socialistas han conseguido recortar la ventaja de los populares en 0,2 puntos respecto al anterior barómetro, elaborado en abril, y su candidato, Joaquín Almunia, se aproxima a José María Aznar en la valoración de líderes. Mientras el secretario general del PSOE sube de 4,63 puntos a 4,84, el presidente del Gobierno baja de 4,92 a 4,89. La estimación de voto de IU (6,6%) sufre una caída espectacular: 2,3 puntos. El barómetro, que incluye 2.490 entrevistas, fue realizado entre los días 9 y 15 del mes pasado.

La consolidación de la diferencia en casi cinco puntos en la estimación de voto entre el PP y PSOE -4,9 en julio y 5,1 en abril- es la nota más relevante del último barómetro del CIS presentado ayer en el Congreso por el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José María Michavila. En su opinión, estos datos pinchan las expectativas generadas en el PSOE tras su reciente mejoría en las elecciones municipales y autonómicas del 13 de junio pasado. "El PSOE necesitaba encuestas para darse cuenta de que había perdido en las elecciones del 13 de junio", señaló Michavila.El barómetro de julio consolida, ciertamente, una diferencia de entre cuatro y cinco puntos del PP sobre el PSOE, sostenida desde la encuesta del CIS de octubre de 1998. Un resultado, por otra parte, coincidente con el de las elecciones europeas celebradas el 13-J, en las que el PP sacó al PSOE 4,5 puntos, como ayer recordó Michavila. Pero con todo a su favor, el PP baja tres décimas (una el PSOE) y la valoración de Almunia se acerca a la de Aznar.

En cualquier caso, el rasgo más relevante de este barómetro es la caída espectacular de Izquierda Unida (IU), que pierde 2,3 puntos en estimación de voto al pasar del 8,9% en abril a 6,6% en julio y que viene a coincidir con su bajada generalizada en las elecciones europeas y municipales del 13 de junio. Con ello, la formación que lidera Julio Anguita rompe la tendencia consolidada en torno al 9% que mantenía durante toda la legislatura.

Su portavoz parlamentario, Felipe Alcaraz, reconocía ayer que la situación de IU es "difícil y preocupante", aunque expresaba su confianza en remontar "una vez solventada la crisis interna" de la coalición que preside Julio Anguita. Los nacionalistas catalanes de Convergència i Unió (CiU), en cambio, se mantienen en una estimación de voto del 4,6%.

El retroceso de IU también se deja ver en la valoración de Julio Anguita, que pierde 0,5 puntos -3,90 en abril y 3,40 en julio- y es descabalgado de su permanente tercera posición, situándose ahora detrás del líder de Unió Democràtica de Catalunya, Josep Antoni Duran (3,49). Curiosamente, Duran, socio de Jordi Pujol, supera al presidente de la Generalitat de Cataluña en 0,14 puntos. El único de los líderes políticos que no bajan en su calificación respecto al barómetro de abril es Joaquín Almunia. El secretario de Comunicación del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, resaltaba ayer este aspecto.También aludió Rubalcaba al "suspenso generalizado" que obtienen los ministros del Gobierno de José María Aznar, incluido su presidente. Sólo dos miembros del Gabinete están por encima de los 5 puntos: el titular de Interior, Jaime Mayor Oreja (5,6), y el de Economía y Hacienda, Rodrigo Rato (5,2).

Los peor valorados

En el furgón de cola de las calificaciones destacan, junto a la tradicional mala nota del vicepresidente primero, Francisco Álvarez Cascos (3,8), las de los ministros más criticados por la oposición por su gestión o presuntos escándalos: la titular de Justicia, Margarita Mariscal (3,9); el de Industria y portavoz del Gobierno, Josep Piqué (3,9); el de Fomento, Rafael Arias-Salgado (3,7), y la de Medio Ambiente, Isabel Tocino (3,7). En el mismo paquete se sitúa al ministro de Agricultura, Jesús Posada (3,9), aunque en este caso cuenta fundamentalmente su desconocimiento por la opinión pública.No obstante, el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes puso el acento en otro aspecto del barómetro favorable al Gobierno, como es la valoración de su gestión. Un 37,4% de los encuestados califica la gestión del Ejecutivo de "buena o muy buena", con lo que duplican ampliamente a los que la consideran "mala o muy mala", que son el 15,3%. También resaltó Michavila cómo el 39,1% de los encuestados tiene "mucha o bastante confianza" en el presidente del Gobierno, frente al 26,7% que manifiesta tener confianza en Almunia.

Michavila destacó finalmente que Aznar, "pese a los buenos resultados" para su Gabinete de este barómetro de julio, "ha rechazado la tentación de utilizar en beneficio propio el calendario electoral" y ha optado por no adelantar las elecciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de agosto de 1999

Más información

  • El barómetro de julio del CIS refleja una caída de 2,3 puntos en la estimación de voto de IU