Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

CULPAN AL PAPA DEL AUMENTO DE GOLOSOS

Especialistas en nutrición y pasteleros no se ponen de acuerdo en Polonia sobre las consecuencias del reciente viaje del Papa a su país de origen. Cuando Juan Pablo II visitó el pasado mes de junio la localidad de Wadowice, ciudad en la que nació, evocó ante los fieles allí congregados los recuerdos de su juventud; entre ellos, el sabor de unos sabrosos dulces que comía cuando era estudiante de secundaria, "los riquísimos pasteles de crema que comía cuando salía del gimnasio", según dijo. Con esta loa, el Papa ha convertido este postre, hasta ahora poco conocido en Polonia, en uno de los más demandados. De paso se ha ganado la lealtad inquebrantable de los pasteleros, que han visto cómo crece la demanda; como ejemplo, valga citar el de la propia Wadowice, que, si hasta la pasada primavera ponía en el mercado unos 200 pasteles de crema al día, ahora vende más de 2.500.- ,

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de agosto de 1999