Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Guardia Civil reconstruye el triple crimen de Benifallim

En el interior de la masía de Benifallim (L"Alcoià), donde dos hombres y una mujer fueron asesinados a golpes y quemados el pasado viernes, hay muchos cristales rotos. Los rescoldos han dejado de humear, pero el olor a quemado aún envuelve la estancia en la que fueron hallados los cuerpos, atados y calcinados. La casa recobró ayer el orden. La primera persona que vio los cuerpos inertes de Elvira, Francisco y Rigoberto indicó a la Guardia Civil el lugar exacto y la disposición de los cadáveres. A partir de ahí, se intentó reconstruir el crimen. Tarea complicada. No hay testigos, y el único sospechoso, un empleado eventual de la finca, quedó descartado tras ser interrogado. Tampoco huellas. El fuego se encargó de borrarlas. Mientras la policía científica escrutaba ayer el interior de la masía, decenas de agentes batieron de nuevo las inmediaciones de la finca. Ni una sola pista. El funeral se celebrará hoy a las doce en la iglesia de Santa María de Alcoy, según familares de las víctimas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de agosto de 1999