Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

19 familias, olvidadas en San Roque

El campamento de San Roque (Fuencarral), que debía desaparecer esta semana tras el realojamiento de los rumanos que lo habitaban en dos campamentos de tiendas de campaña, aún sigue existiendo.En él han quedado 60 inmigrantes, 28 de ellos niños, que no estaban incluidos en el censo de rumanos a realojar elaborado por la Cruz Roja en julio. Llevan dos días sin agua, sin luz, sin duchas ni letrinas, porque las instituciones madrileñas han retirado todos esos servicios al dar por concluida la operación.

Entre las 19 familias que permanecen allí se encuentran los padres y el hermano del niño de 22 meses que murió quemado en marzo en el poblado chabolista de Malmea (Fuencarral) al arder la tienda de campaña en la que dormía con una vela encendida. El Ayuntamiento de Madrid, la Comunidad y la Delegación del Gobierno sólo han realojado en campamentos a los inmigrantes que llegaron a San Roque a mediados de julio, tras su expulsión de Malmea. Los que arribaron después han quedado fuera del plan, aunque en su momento vivieran en Malmea.

El defensor del menor, Javier Urra, ha preguntado formalmente a las instituciones qué se va a hacer con estas 19 familias.

La portavoz adjunta del PSOE en el Ayuntamiento, Matilde Fernández, reclama que se las incluya en los campamentos, donde quedan plazas libres, y pide que se cree una red de albergues para abordar estos y otros problemas similares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de agosto de 1999