Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL "CASO PINOCHET"

El Gobierno de Chile ve cerca el final del conflicto

El canciller chileno, Juan Gabriel Valdés, reiteró ayer que no se han realizado negociaciones secretas con el Gobierno español para lograr el término del proceso contra el exdictador Augusto Pinochet, de 83 años, detenido en Londres desde hace más de nueve meses. No obstante, el Gobierno de Santiago se muestra optimista ante la posibilidad de que el proceso esté próximo a su fin. En la Cancillería interpretan las reacciones suscitadas en España y Gran Bretaña -después de la petición formulada a Madrid de acudir a un arbitraje- como una señal en ese sentido. Valdés interpreta las declaraciones en Londres de que se dejaría a Pinochet en libertad si España retirara su petición de extradición, y la afirmación de Matutes de que no se opondría si Gran Bretaña diera razones humanitarias para liberar al actual senador vitalicio, como que "las perspectivas de término de este proceso pueden ser oteadas en el horinzonte".Valdés defendió el arbitraje como un "instrumento perfectamente válido" para solucionar el caso Pinochet, según declaró en Santiago y a la cadena SER. Para replicar a las críticas que ha suscitado en España su petición de arbitraje, el responsable chileno de Exteriores sostiene que la iniciativa constituye una salida jurídica y no política, pues se apela a la Convención Internacional contra la Tortura, la misma por la que se quiere juzgar a Pinochet.

Arbitraje

Valdés indicó que en Madrid le contestaron que la propuesta de arbitraje era digna de examen. "Nosotros esperamos una respuesta". También dijo que su Gobierno no negociará con Garzón, pues no le corresponde hacerlo, y criticó que el entusiasmo de este magistrado lleve a una situación "en la cual no hay ley internacional, no hay tribunales internacionales, sino que hay una persona que se constituye en juez mundial". "En Chile", añadió el titular de su diplomacia, "sería inconcebible que un juez se dirigiera al ministro de Relaciones Exteriores. Tendría que hacerlo a través de los conductos oficiales y recurrir primero a la Corte Suprema para que lo autorizara". El pinochetismo aplaudió ayer a Valdés porque éste "le ha movido el piso al Gobierno español", como dijo el presidente de Renovación Nacional, Alberto Cardemil, un exsubsecretario del régimen militar. Y acusó de debilidad a la Administración de Aznar porque no tiene fuerza ni "pantalones frente a las demasías de un juez" por temor a la opinión pública.[Tres osamentas de desaparecidos en el régimen de Pinochet fueron encontradas ayer en Cauquenes, 315 al sur de Santiago, donde se hallaba el juez Juan Guzmán Tapia, que investiga unas 30 querellas contra el exdictador, informa Efe].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de agosto de 1999