Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los líderes del mundo establecen el marco para la paz en los Balcanes

Clinton atribuye a Milosevic la responsabilidad de 250.000 muertos

Medio centenar de líderes mundiales firmaron ayer en la ciudad-símbolo de Sarajevo un ambicioso pacto que establece el marco de convivencia democrática y pacífica en los Balcanes. La cumbre celebrada en la capital de la multiétnica Bosnia intenta ser el punto de partida de un futuro de entendimiento entre las distintas minorías de la región, así como el final de un largo ciclo de sangrientos enfrentamientos entre las diferentes comunidades. El principal elemento discordante del tono optimista general fue la exclusión de Serbia, criticada por la representación de Rusia.

Los principales dirigentes occidentales, envueltos hasta hace poco menos de dos meses en una guerra en Yugoslavia, transmitieron a los países balcánicos su esperanza de que ése sea el último conflicto al que esta zona tenga que hacer frente. "Tenemos que asegurarnos de que, una vez ganada la guerra, también podemos ganar la paz", afirmó el primer ministro británico, Tony Blair. El presidente Bill Clinton identificó nítidamente al presidente yugoslavo, Slobodan Milosevic, como el responsable de los sufrimientos ocurridos en los Balcanes en la última década, y recordó que "su deseo de una gran Serbia ha dejado más de un cuarto de millón de muertos". El primer ministro ruso, Serguéi Stepashin, dijo respaldar el pacto firmado ayer, pero advirtió de que excluir a Yugoslavia de ese acuerdo constituía una amenaza para la paz. El Pacto para los Balcanes establece la democracia, el respeto a los derechos humanos y la integración regional como las bases imprescindibles de la prosperidad futura.

MÁS INFORMACIÓN

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de julio de 1999