Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Elorza dice que solucionará en un mes la gobernabilidad de San Sebastián, "pero no a cualquier precio"

El alcalde de San Sebastián, el socialista Odón Elorza, se ha fijado un mes de plazo para garantizar la gobernabilidad en el Ayuntamiento donostiarra, actualmente gobernado por el PSE-EE con mayoría minoritaria. En este tiempo, según prometió ayer, alcanzará un "pacto de gobierno, de legislatura, sectorial o de amistad" con el PP, la única elección que le queda a Elorza ante su negativa a aliarse con EH y la "autoexclusión de las tareas de gobierno" expresada por la coalición PNV-EA. El primer edil matizó que no asegurará su mandato "a cualquier precio", aunque descartó de plano la posibilidad de gobernar toda esta legislatura en solitario. "La gobernabilidad se consigue con tiempo, prudencia, humildad y sentido común", afirmó el regidor donostiarra, quien aclaró desde un principio que no está "nervioso". El problema de la gobernación en el Ayuntamiento de San Sebastián se suscitó el pasado martes cuando la coalición nacionalista y el PP pidieron el aplazamiento del primer pleno de esta legislatura. Elorza expuso ayer su versión y concedió "toda la razón desde el punto de vista formal" a la oposición, que invocó un defecto de forma -no entregar la documentación del pleno con antelación- para solicitar el retraso. El alcalde sostuvo que su actuación ha sido "intachable". "He intentado consensuar con la oposición las reglas de funcionamiento del Ayuntamiento", añadió. "Es falso", dijo, "que no dialogue con el resto de los grupos municipales". Para reforzar esta afirmación, Elorza aclaró que en el pleno de mañana propondrá la aplicación de la "proporcionalidad pura" para delimitar la representación de los partidos en los patronatos municipales y los organismos autónomos, como el Consejo de Administración de la Kutxa o el Kursaal. También señaló que ha consensuado con el resto de formaciones una subida del 30% en el sueldo de los ediles de la oposición -de 3.300.000 pesetas a 4.228.000 pesetas anuales- porque "están mal pagados". Los salarios del alcalde y de los concejales delegados, en cambio, permanecerán congelados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de julio de 1999

Más información

  • El sueldo de los concejales de la oposición subirá un 30%