Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EH se une por primera vez a los otros partidos para rechazar "toda actuación violenta"

Euskal Herritarrok, la marca electoral e institucional de Herri Batasuna, suscribió ayer por primera vez, junto a los otros partidos, una declaración de rechazo a "toda actuación violenta que busque intimidar y coartar la libertad de opción política", así como el atentado sufrido el sábado por una autoescuela del presidente de Unidad Alavesa. Sólo EH restó trascendencia al hecho. Las demás fuerzas se congratularon por su actitud, que se concretó en el pleno en el que Ramón Rabanera, del PP, fue elegido diputado general de Álava. Josep Piqué, portavoz del Gobierno, cree que la decisión de EH es "un paso, pero todavía tiene que confirmarse con una expresión muchísimo más solemne por su parte".

El relevo del PNV al frente de la Diputación de Álava, tras 20 años de permanencia ininterrumpida en su gobierno, deparó ayer algo inesperado: la primera condena explícita por parte de EH de un acto violento ligado a la llamada kale borroka (lucha callejera). En una declaración institucional, asumida por todos los grupos de las Juntas Generales, EH aceptó denunciar y rechazar "toda actuación violenta que busque intimidar y coartar la libertad de opción política".En su segundo punto, el documento expresa solidaridad con las personas o instituciones afectadas y, en concreto, con José Luis Añúa, presidente de Unidad Alavesa (UA). El pasado sábado, cuatro encapuchados quemaron una autoescuela de su propiedad en Vitoria. En el tercero, el texto manifiesta la apuesta de los firmantes para que la paz se base "única y exclusivamente" en el ejercicio de los derechos democráticos y pide que éste permita "el desarrollo en igualdad de oportunidades de todas las opciones políticas".

El Gobierno vasco, a través de su portavoz, Josu Jon Imaz, dijo que privar de respaldo político a las acciones violentas es "una buena noticia para la paz y la reconciliación".

Estampar su firma bajo ese texto supone un hito en la actuación de EH, que hasta ahora había eludido las denuncias de hechos violentos atribuidos a ETA o a su círculo de apoyo. Pero su portavoz en las Juntas Generales de Álava, Iñaki Usategi, quitó trascendencia al hecho. Dijo que no constituye "ninguna novedad" y se amparó en los "contenidos interesantes" del último punto de la declaración para justificar su respaldo. A su entender, su espíritu está recogido en el Pacto de Lizarra y en el documento que acordaron, en marzo pasado, el PNV, EA y EH en el Parlamento vasco como condición previa al acuerdo de legislatura que les une en apoyo del lehendakari, Juan José Ibarretxe.

Usategi consideró "una hipocresía política" que el PP, el PSE y UA firmaran la declaración "mientras están manteniendo una política con los presos vascos que se puede calificar de cruel y niegan el derecho a Euskal Herria de poder elegir libremente". También calificó de "lecturas sesgadas" aquéllas que plantean "de forma exclusiva dinámicas de denuncia y rechazo".

Por su parte, el ministro portavoz del Gobierno, Josep Piqué, tras considerar "positivo" que EH haya dado este paso, deseó que "persevere en este camino". "Pero", matizó, " creo que la prudencia exige esperar un pronunciamiento muchísimo más firme y más global por parte de EH".

El PNV valoró positivamente la actitud de EH: el ya ex diputado general de Álava, Félix Ormazabal, le concedió una importancia extraordinaria como "la primera expresión que hace EH de una condena de un acto violento". Los portavoces de los grupos junteros eludieron el término "condena", un tabú en el mundo abertzale, y en el documento figura: "Denunciamos y rechazamos".

El nuevo diputado general, Ramón Rabanera, agradeció a EH su apoyo a la declaración, y lo calificó de "gesto esperanzador". El presidente del PP vasco, Carlos Iturgaiz, llamó a la dirección de HB a dejar las "medias tintas". El socialista Fernando Buesa ve "muy positiva" la unanimidad alcanzada. Finalmente, el líder de UA, Pablo Mosquera, considera que ha logrado una respuesta a su petición de que el líder de EH, Arnaldo Otegi, condenase el ataque a Añúa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de julio de 1999

Más información

  • El Gobierno cree que es "un paso" que debe "confirmarse con una expresión muchísimo más solemne"