Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La llamada de una niña al 091 salva a su madre del ataque del marido

La llamada de una de las tres hijas de un matrimonio, de 12 años, permitió la detención de Manuel C. P., de 45 años, que intentaba estrangular a su esposa con el cable de un ventilador. La pareja, en trámites de separación, comenzó a discutir cuando la mujer volvió del trabajo, según informó ayer la Jefatura Superior de Policía. La agresión ocurrió en una urbanización de chalés del barrio de Prado de Santo Domingo de Alcorcón (144.000 habitantes). La mujer, de 47 años, regresó a su domicilio alrededor de las 22.30. Ella insistió en su deseo de separarse y de regresar a su país (Chile) con sus tres hijas. Entonces empezó la discusión que derivó en la agresión del marido, que golpeó a la mujer con los puños y con los pies, según el relato policial. Después, el agresor cogió un ventilador y se lo rompió en la espalda a su mujer. A continuación, con el cable del aparato intentó estrangular a su esposa.

En pleno ataque, una de las hijas avisó al 091 y dijo que su padre estaba golpeando a su madre. La menor dejó abierta la puerta de entrada a la vivienda para que los agentes pudieran acceder sin llamar y de forma rápida, siempre según la versión facilitada por la policía.

Cuando los agentes llegaron, la mujer se encontraba en el suelo, con el cable rodeándole el cuello. Manuel C. P. fue detenido y puesto a disposición del juzgado de guardia. Tras prestar declaración, fue puesto en libertad, según informaron fuentes policiales. Tiene tres antecedentes.

Agresiones desde 1997

La mujer fue atendida en un centro médico de la localidad. El parte facultativo dictamina que sufría contusiones y erosiones múltiples en la región dorsal y petequias (manchas en la piel debidas a efusiones internas de sangre) en la región cervical. No era la primera vez. En la comisaría de Alcorcón había registradas otras cinco denuncias de la misma mujer por supuestas agresiones de su marido. En su declaración afirmó que las discusiones eran continuas en los últimos años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de julio de 1999