Los acreedores de Max Music piden la quiebra de la discográfica

Un grupo de acreedores de la compañía discográfica Max Music ha solicitado al Juzgado de Instrucción número 31 de Barcelona la quiebra de la sociedad, que se declaró en suspensión de pagos el 7 de mayo con un pasivo superior al activo en 903 millones de pesetas. Entre los acreedores de la discográfica Max Music se encuentra la Sociedad General de Autores, que acredita unas deudas por 250 millones. El grupo que insta la quiebra representa a dos quintas partes del total del pasivo, que era de 970 millones. Los deudores consideran que la suspensión "es un disfraz que oculta un delito de insolvencia punible". Max Music se vio envuelta en un caso penal que llevó a prisión a su propietario, Miquel Degà, acusado de contratar a cuatro sicarios mexicanos para que asesinaran a su ex socio Ricard Campoy. Los sicarios se equivocaron de persona y secuestraron al pinchadiscos Josep Maria Castells. Degà y Campoy habían creado 15 años antes Max Music, la primera firma del sector especializada en megamix, que en 1997, último año en que operó regularmente, facturó más de 9.000 millones de pesetas. Ambos rompieron su relación comercial y Campoy creó una sociedad competidora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0020, 20 de julio de 1999.

Lo más visto en...

Top 50