Reportaje:

El negocio del frío sobre ruedas

El abuelo de Vicente Miró Oriola, actual director comercial de la firma carrocera alcoyana Mirofret, SA, ya se ganaba la vida construyendo carros. Acababa de empezar el siglo XX y la madera era la materia prima fundamental con la que se forjaron los primeros vehículos de la naciente industria que hoy vende en toda España y exporta vehículos frigoríficos. "Surgió como una actividad muy artesanal, mi abuelo construía manualmente hasta los ejes de las ruedas de los carros que aún se movían por tracción animal", recuerda el empresario de 35 años y uno de los tres hijos del gerente y fundador de la firma. La actividad fue evolucionando hasta convertirse en una pequeña industria de fabricación de carrocerías para camiones. Este fue el germen de una actividad que se convirtió en pionera en la fabricación de carrocerías, remolques y semirremolques isotermos en el mercado nacional. El invento permitió acercar alimentos perecederos de toda índole, frutas, helados y productos congelados, de una punta a otra del país. A la empresa alcoyana el despegue le llegó con la década de los setenta. La fundación de Metálicas Miró, SL, embrión de la actual firma Mirofret, SA, fue un paso crucial en la historia de la industria. "Cuando empezó mi padre con los vehículos isotermos fue el primero en dedicarse a esta actividad industrial. No había nadie más en todo el Estado español que fabricase remolques y semirremolques frigoríficos. Ahora la cosa ha cambiado y cada vez la competencia está más reñida", dice Miró. Mirofret, SA, ha llegado a ser un grupo empresarial formado por ocho sociedades diferentes que dan trabajo a 180 personas. Sólo en Alcoy divide su actividad en dos plantas de producción que fueron reinauguradas en noviembre de 1996. En esa fecha la industria alcoyana inicio una nueva etapa tras recuperarse del espectacular incendio que la dejó prácticamente destruida ocho meses antes. Las llamas, que comenzaron de manera fortuita la noche del 18 de marzo de 1996, dejaron inservible la principal planta de producción y ésta tuvo que paralizar durante casi medio año su actividad industrial. El espíritu emprendedor del gerente, Vicente Miró Bravo, le llevó a descartar la opción más fácil que hubiera sido cerrar la industria y continuó con la costosa reconstrucción de la empresa carrocera sobre las mismas cenizas. Mientras se prolongó la reconstrucción planeó sobre ella la amenaza de traslado de la planta a otra localidad vecina. Esta alternativa no se llevó a cabo ante el compromiso de ayudas de las administraciones local y autonómica para evitar el éxodo de una las primeras empresas en el ranking de facturación. Hoy la actividad se divide en dos plantas de producción en Alcoy y una tercera en Murcia. Una de las dos primeras se expande a lo largo de 25.000 metros cuadrados y se dedica de pleno a la construcción de carrocerías. Junto a ella se ubica otra nave que ocupa 45.000 metros cuadrados en el mismo polígono industrial de la Beniata de Alcoy y centra su actividad en la fabricación de chasis. El esfuerzo del empresario Vicente Miró Bravo y de los trabajadores de la industria por reconducir la actividad fabril a través de estas dos nuevas naves dio sus frutos con rápidez y en 1997 la firma cerró su ejercicio con una facturación de 3.870 millones de pesetas. El pasado mes de octubre de 1998 la firma amplió a Murcia sus plantas de producción. En la comunidad vecina la empresa ha abierto la mayor de sus naves, que ocupa 50.000 metros cuadrados, y en la que ofrece principalmente a sus clientes servicio de reparación de vehículos. Los remolques y semirremolques fabricados, tienen como principales clientes cadenas de supermercados, de restaurantes, de alimentos congelados, etcétera. La expansión y difusión de sus vehículos le ha obligado a abrir concesionarios en las principales provincias del Estado español. También la presencia de los vehículos isotermos de la firma Mirofret se extiende por toda la Europa comunitaria en donde hay abiertos concesionarios en 17 países. Hacia este mercado Mirofret, SA, ha dirigido el 56% de la producción. Los artículos que más se venden en el extranjero son los chasis y las carrocerías de los vehículos, "más fáciles de exportar". Los grandes destinatarios son países europeos, también del Este. Mientras, los camiones rígidos isotermos se destinan principalmente al mercado nacional.

Más información

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 18 de julio de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50