Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición de Melilla contempla a medio plazo una moción de censura

La oposición en Melilla trabajará de forma coordinada e intentará tener una voz unánime en la Asamblea. Con este propósito, los cuatro partidos que la forman y que suman la mayoría en el pleno acordaron ayer constituir una comisión de coordinación permanente que estará formada por un representante de cada uno y que tiene la intención de convertirse en un Gobierno paralelo, según anunció su portavoz, Francisco Robles, diputado del Partido Independiente de Melilla (PIM). En un horizonte a medio plazo, estas formaciones se plantean la posibilidad de presentar una moción de censura para derribar al Ejecutivo en minoría formado por Coalición por Melilla (CM) y el Grupo Independiente Liberal (GIL).

Francisco Robles destacó la "rapidez" con que los cuatro partidos de la oposición en Melilla han conseguido ponerse de acuerdo para actuar juntos, lo que, dijo, "demuestra que cuando hay voluntad se puede alcanzar el consenso y llegar a pactos en media hora". Curiosamente, el desentendimiento de estas formaciones motivó la crisis política tras las elecciones del 13 de junio, acentuada tras la investidura de Mustafa Aberchan (CM) como presidente el 3 de julio. El acuerdo de la oposición se produce ahora incluso antes de que el nuevo Ejecutivo empiece a trabajar, toda vez que hasta el próximo lunes no tomará posesión.En la reunión de ayer, los cuatro grupos de la oposición, el Partido Independiente de Melilla (PIM), la Unión del Pueblo Melillense (UPM), el PSOE y el PP, "sentaron las bases" de su trabajo de control, que será férreo y estricto, a juzgar por los anuncios de intenciones que todos ellos han hecho en los dos días transcurridos desde que Aberchan anunció la composición de su Gobierno de coalición con el Grupo Independiente Liberal (GIL). Robles matizó ayer que la oposición será "constructiva" y que siempre tendrá en cuenta "los intereses generales de Melilla y los melillenses".

La comisión de coordinación de la oposición ya alcanzó ayer su primer acuerdo: presentarán en el próximo pleno de la Asamblea una moción para ampliar de siete a nueve el número de miembros en los consejos de administración de las cuatro sociedades municipales.

Con esta ampliación se pretende adecuar la representatividad a la composición de la Asamblea, en la que están representados seis grupos políticos. La oposición hará valer su mayoría para que le correspondan cinco consejeros y, por lo tanto, poder designar a los presidentes de las sociedades, con lo que evitarían que el GIL se hiciera con la gestión de las empresas de la vivienda y suelo (Emvismesa) y de la promoción y el empleo (Promesa).

"Todas las iniciativas"

La comisión creada ayer debatirá "todas las iniciativas" que los grupos quieran llevar a la Asamblea para consensuarlas. En el horizonte de todos los partidos de la oposición se contempla una futura moción de censura, aunque la cuestión no fue debatida ayer, ya que sí consideran que no es el momento oportuno y que es conveniente dejar un margen al nuevo Gobierno.

También ayer volvieron a reunirse los dos socios del Ejecutivo para ultimar detalles de su colaboración. El GIL ha decidido que la consejería de Obras Públicas sea ocupada por David Lucía, que es vicepresidente de la Asamblea. La otra cartera en manos del GIL, Cultura, se desgajará en dos viceconsejerías, una de contenido económico, Turismo y Transportes, y otra para Deportes y Festejos.

El nuevo Gobierno tomará posesión el próximo lunes, fecha hasta la que el presidente, Aberchan, se ha empeñado en mantener en secreto el nombre de los cinco miembros independientes que van a formar parte de él: el vicepresidente segundo y los consejeros de Economía y Hacienda, Presidencia, Recursos Humanos, Educación y Juventud. Dos de éstos son, según ha trascendido, ex militantes socialistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de julio de 1999

Más información

  • Coordinará su actuación frente a Aberchan