Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fracasa un nuevo intento de consenso en el Tribunal Constitucional sobre la sentencia de HB

Un último intento en la búsqueda de consenso sobre la sentencia de la anterior Mesa Nacional de Herri Batasuna fracasó ayer en el Tribunal Constitucional, cuyo pleno se reunió para deliberar la resolución de los recursos presentados por los 23 condenados. Los magistrados buscaron aproximar posturas con la finalidad de no aparecer divididos en el fallo, aunque ello no fue posible, según fuentes del alto tribunal, y también se oyeron críticas sobre las filtraciones de las anteriores deliberaciones y de los dos proyectos de ponencia, uno de Manuel Jiménez de Parga y otro de Carles Viver Pi-Sunyer.

Las deliberaciones se reanudaron ayer por la mañana, aunque lo previsto es que la resolución no se conozca antes del próximo miércoles. El pleno del Tribunal Constitucional inició los debates a partir de la ponencia elaborada por el vicepresidente del alto Tribunal, Carles Viver Pi-Sunyer, en la que se recogería la estimación de uno de los motivos del recurso de los condenados, como es una posible vulneración de la presunción de inocencia, lo que supondría la excarcelación de los miembros de la Mesa Nacional de Herri Batasuna.

A las siete y media de la tarde, las deliberaciones se aplazaron para hoy, pero la división entre los magistrados se mantenía, y siete eran partidarios de la ponencia elaborada por Viver, mientras que cinco se mantenían firmes en el rechazo del recurso de los batasunos y la confirmación de la sentencia del Tribunal Supremo que les condenó a siete años de cárcel.

El único punto en el que los magistrados han llegado a un acuerdo es en el rechazo a la posibilidad de indemnización por la condena impuesta por el Supremo, en caso de aceptarse la excarcelación de los condenados.

Favorecer el proceso de paz

El presidente del PNV, Xabier Arzalluz, por su parte, aseguró ayer en El Escorial, que está convencido de que el Tribunal Constitucional decidirá la excarcelación de los 23 ex dirigentes de Herri Batasuna que permanecen en prisión por haber emitido un vídeo electoral propagandístico de ETA, informa Carlos E. Cué. Si esto se produce quedará "demostrado", según Arzalluz, que su encarcelamiento fue una decisión política. El líder del PNV achaca esa supuesta estrategia, en la que estaría incluido el cierre del diario Egin, directamente a Jaime Mayor Oreja, ministro del Interior. El dirigente nacionalista cree que la excarcelación podría "ayudar" al proceso de paz en el País Vasco. Frente a los que argumentan que la mesa encarcelada es mucho más dura que la dirigida hoy por Arnaldo Otegi, Arzalluz recuerda que las primeras conversaciones del PNV con HB se mantuvieron cuando la mesa encarcelada estaba en el poder, y asegura que los primeros "estaban en la misma línea" que los de ahora, es decir, optaban por una vía pacífica de resolución del conflicto.

El líder del PNV, que ayer participó en un curso de verano de la Universidad Complutense dirigido por el juez Baltasar Garzón, se mostró "esperanzado" por el momento que vive el proceso de paz, justo el día en el que se cumplían dos años del asesinato de Miguel Ángel Blanco, el concejal del PP en Ermua asesinado por ETA.

Sin embargo, no dudó en criticar el "inmovilismo" del Gobierno de José María Aznar, al que contrapuso la "buena disposición" del ex presidente Felipe González en 1995, cuando ETA dio los primeros signos de que estaba dispuesta a aceptar una tregua.

Por su parte, la ministra de Justicia, Margarita Mariscal de Gante, pidió en Ronda (Málaga), que "no se acose" al Tribunal Constitucional y criticó las filtraciones de las deliberaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de julio de 1999

Más información

  • Arzalluz dice que la excarcelación probará que la condena del Supremo fue una decisión política