Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ruptura del Pas origina un nuevo partido regionalista en Asturias

El Partíu Asturianista (Pas), que el 13-J perdió su único escaño en el parlamento asturiano y el 20% de los votos, afronta ahora su ruptura de la que nacerá una nueva formación que se definirá como "nacionalista, socialdemócrata e instrumento de participación política del asturianismo social". El nuevo proyecto lo encabeza el único alcalde nacionalista de Asturias, Julián Fernández Montes, regidor de Nava, quien el 3 de julio, nada más tomar posesión, causó baja en el Pas con los otros tres ediles asturianistas para integrarse en el grupo mixto. Xuan Xosé Sánchez Vicente, ex diputado regional y presidente del Pas, calificó a los escindidos de "traidores y tránsfugas". La escisión del llamado sector crítico, encabezado por Fernández Montes, se materializó el pasado día 1. Ese día anunciaron su baja en el Pas tres agrupaciones locales en bloque (Nava, Villaviciosa y Lena) y militantes de otros nueve municipios. Ahora este colectivo, integrado por 70 de los aproximadamente 500 afiliados del Pas, se integrarán en la nueva formación.

El sector crítico escindido constituía el ala más a la izquierda del Pas, que se venía definiendo como partido interclasista y de progreso, asturianista y de centro izquierda.

El pasado septiembre, en su III congreso nacional, el sector crítico, que aglutinó el 25% de los mandatos, ya había rechazado la gestión de la ejecutiva encabezada por Sánchez Vicente. Los discrepantes pedían una apertura del Pas a otras tendencias nacionalistas para el reagrupamiento del asturianismo, potenciar su carácter social con una mejora de las relaciones con los sindicatos y otros sectores, y proceder a una clara definición ideológica del Pas como formación socialdemócrata. Durante los últimos cuatro años, el Pas había apoyado el presupuesto del Gobierno en minoría del PP de Asturias y, a la inversa, los votos del PP permitieron entonces y ahora alzarse con la alcaldía de Nava a Fernández Montes.

La crisis del Pas se suma a las dificultades históricas de los proyectos nacionalistas en Asturias, que no lograron representación parlamentaria hasta 1991, cuando el Pas, concurrió a los comicios en alianza (rota en pocos meses) con UNA, bajo la denominación Coalición Asturiana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de julio de 1999