La mujer acusada de envenenar a su marido declara que "le adoraba"

María Luisa V. M., de 54 años, para quien el fiscal solicita 14 años y seis meses de cárcel por intentar envenenar a su marido para cobrar un seguro, señaló ayer al tribunal que la juzga que "jamás en la vida había tenido intención de matarle", porque "le adoraba", explicó. La mujer, según el fiscal, intentó envenenar a su marido, Pedro Cañas Rodríguez, de 60 años, inyectándole en una botella de suero pesticidas y amoniaco, entre otras sustancias, cuando éste se hallaba hospitalizado e insconsciente en la unidad de quemados del hospital de Getafe. La mujer, presa en la actualidad, indicó al tribunal que el líquido de la jeringuilla que le fue incautada por las enfermeras del centro sanitario "era para refrescar los pies a su esposo, ya que acostumbraba a darle friegas con alcohol". La víctima estaba hospitalizada por las lesiones sufridas en el incendio de su automóvil, cuando estaba manipulando su motor, en Carrión de Calatrava, en Ciudad Real.

La explosión del motor pudo ser provocada también por su mujer para cobrar las pólizas de un seguro de vida, según dijeron fuentes jurídicas a Europa Press, que añadieron que María Luisa será juzgada de nuevo, en Ciudad Real, probablemente bajo la acusación de otro intento de asesinato por este mismo incendio.

Varios enfermeros del hospital de Getafe que atendieron a la víctima durante su estancia en el mismo, entre mayo y junio de 1997, explicaron que sorprendieron a la acusada con una jeringuilla en la cabecera de la cama de su marido. Y que ella se resistió a entregarles la jeringuilla cuando se lo ordenaron. Los sanitarios agregaron que tenían orden de "vigilar esa habitación especialmente", porque "pasaban cosas muy raras". Un médico que atendió a la víctima declaró que ésta, pese a los cuidados, "inexplicablemente no mejoraba". Un yerno de la acusada había alertado al hospital del peligro que corría su suegro.

La víctima afirmó, por su lado, que las relaciones con María Luisa eran "normales", y no reconoció su firma en las tres pólizas de seguro que le mostró el tribunal y que supuestamente falsificó su esposa.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS