Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MOTOCICLISMO Gran Premio de Holanda

Una caída rompe la racha de Crivillé

El líder del Mundial se cae en la quinta vuelta en Assen, pero competirá el domingo en Inglaterra

Todas las rachas, buenas o malas, acaban por quebrarse. La de Àlex Crivillé, con cuatro victorias consecutivas, la frenó ayer una caída en la quinta vuelta del Gran Premio de Holanda. Fue sólo un susto, que le costó un puñado de puntos y se saldó con una fuerte distensión en la pierna izquierda. Pero el piloto español podrá correr el próximo domingo en Inglaterra para defender su liderato del Mundial de 500cc. Aún domina con 35 puntos de renta sobre Kenny Roberts (Suzuki), que ayer acabó segundo, detrás de Tadayuki Okada (Honda). Crivillé salió mal y los rivales se le escaparon en las vueltas iniciales. Esta vez, a diferencia de otras carreras, trató de recuperar terreno enseguida y pagó las prisas con su primera caída de la temporada. La rueda trasera de la Honda perdió adherencia, a unos 130 kilómetros por hora, y el noi de Seva volvió a rodar sobre el asfalto de Assen, un circuito maldito para él en las últimas temporadas. Hace dos años, en este mismo gran premio se produjo graves lesiones en la mano que le tuvieron sin competir durante dos meses; y ayer, aunque las consecuencias no resultaron tan graves, sufrió el primer sinsabor de 1999.

Àlex rodó bajo las pilas de neumáticos que protegen el borde de la pista. Allí estuvo cerca de un minuto, esperando que le sacaran las asistencias, con la pierna izquierda aprisionada en un mal gesto. "Me dolía muchísimo", explicó después de que le aplicaran un calmante. "Gritaba de dolor dentro del casco. Pensaba que me había arrancado la pierna".

Sin embargo, al final se trató únicamente de dolor, pues las radiografías que le hicieron en la clínica móvil que viaja a todos los circuitos del Mundial revelaron que no tenía nada roto. El diagnóstico mostró que la lesión de Crivillé era una fuerte distorsión muscular en la parte superior de la pierna izquierda y que no tendrá problemas para correr la octava carrera del campeonato, que se disputará el próximo fin de semana en el circuito británico de Donington Park.

El de ayer fue el primer error de Crivillé en toda la temporada. Transcurridos siete grandes premios, sigue siendo un lastre asumible comparado con los fallos de otros candidatos al título y con su propia racha de aciertos. Sobre el suelo de Assen se quedaron 25 puntos que habrían podido disparar aún más al piloto español al frente del Mundial, pero Àlex sigue dominando claramente la clasificación provisional.

El inmenso colchón construido hasta ahora permitía a Crivillé un inconveniente como el de ayer. Aunque sus perseguidores se beneficiaron del incidente, su ventaja sigue siendo importante: el estadounidense Roberts, segundo ayer (20 puntos por tanto), está a 35 puntos; el japonés Okada, ganador de la carrera y que se adjudicó por ello 25 puntos, ocupa la tercera posición, a 36; y Sete Gibernau, tercer visitante del podio holandés (16 puntos), está cuarto a 41. Y quedan aún nueve carreras.

"Aún falta mucho campeonato. Lo vengo diciendo hace días", expuso Crivillé, quien se marchó cojeando del circuito, precisamente en compañía de Gibernau y también de su novia, Anna. En el trayecto hacia el aeropuerto de Groningen, Àlex tuvo oportunidad de que Sete, su amigo y compañero de equipo, le explicara cómo se había desarrollado la carrera sin él.

La lucha por el triunfo no ofreció mucho argumento. Okada se desembarazó pronto de la compañía de Roberts y, con siete segundos de ventaja, consiguió su primera victoria de la temporada -segunda de su historial en 500cc tras la que logró en Indonesia en 1997-. El interés, por tanto, quedó restringido a la pelea por las otras dos plazas del podio.

A la última vuelta llegaron con posibilidades Gibernau, Roberts y el brasileño Alex Barros (Honda). Éste intentó adelantar al estadounidense y acabó en el suelo, con lo que las posiciones de honor quedaron decididas: Kenny fue segundo y Sete tercero. Más atrás, Juan Borja (Honda) fue octavo; y José Luis Cardoso (Honda) entró 16º.

Carlos Checa sumó otro mal resultado: se retiró tras caerse al chocar con el francés Regis Laconi (Honda).

Clasificaciones: 500 cc: 1º. Okada (Japón / Honda) 41m 12,732s. 2º. Roberts (EE UU / Suzuki), a 7,316s. 3º. Gibernau (España / Honda), a 7,404s. Mundial (7 de 16): 1º. Crivillé, 129 puntos. 2º. Roberts, 94. 3º Okada, 93. 4º. Gibernau, 88. 5º. Checa, 65.

250cc: 1º. Capirossi (Italia / Honda) 38m 4,730s. 2º. Rossi (Italia / Aprilia), a 0,180s. 3º. McWilliams (Gran Bretaña / Aprilia), a 0,534s. Mundial. 1º. Ukawa (Japón), 134 puntos. 2º. Rossi, 115. 3º. Nakano (Japón), 96.

125cc: 1º. Azuma (Japón / Honda), 38m 9,395s. 2º. Ueda (Japón / Honda), a 0,317s. 3º. Locatelli (Italia / Aprilia), a 0,343s. 4º. Alzamora (España / Honda), a 8,842s. Mundial. 1º. Azuma, 122 puntos. 2º. Alzamora, 111. 3º. Locatelli, 87.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de junio de 1999