Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TENIS - TORNEO DE WIMBLEDON

La hierba se le indigesta a Moyà

El mallorquín perdió en segunda ronda ante Courier, y Clavet pasó a la tercera

La hierba sigue siendo la asignatura pendiente de la actual armada masculina española. Ayer esta premisa volvió a adquirir valor en Wimbledon cuando Carles Moyà, 12º cabeza de serie, fue eliminado por el norteamericano Jim Courier, finalista en Londres en 1993, por 6-3, 3-6, 7-6 (7-1), 3-6, 6-2 tras 3 horas y 2 minutos de juego. A esta derrota siguieron otras dos: Galo Blanco y Félix Mantilla (16º cabeza de serie). Pero el madrileño Pato Clavet logró clasificarse por segundo año consecutivo para la tercera ronda, tras batir al sueco Thomas Johansson por 4-6, 1-6, 6-1, 6-3, 6-4. Su próximo rival será el australiano Marc Philippoussis, un gran especialista en esta superficie. No fue una jornada positiva para el tenis español, pero el partido de Moyà permitió cerrarla con una brizna de esperanza de futuro. Perder contra Courier no es ninguna tragedia, aunque el resultado se produzca en la segunda ronda. Las tres experiencias anteriores del mallorquín en Wimbledon se saldaron de forma bastante menos brillante: perdió en la primera ronda en 1996 y no pasó la segunda en 1997 y 1998. El año pasado sucumbió ante el marroquí Hichan Arazi.

Es cierto que el norteamericano hace tiempo que ha dejado de ser aquel jugador imbatible que fue en sus años más brillantes, cuando ganó dos veces consecutivas en Roland Garros y en el Open de Australia y fue finalista en Wimbledon y en el Open de Estados Unidos. Todo eso ocurrió en cuestión de tres años, entre 1991 y 1993, época en la que fue número uno mundial.

Courier, de 28 años y 61º mundial, no ha superado unas semifinales del Grand Slam desde 1993, y en los últimos dos años su mejor resultado fueron los octavos de final del Open de Australia de 1997. Sin embargo, si es capaz de encontrar la motivación adecuada puede jugar a un altísimo nivel, tal como lo hizo ayer.

Curiosamente, ayer tuvo en su palco a un invitado muy especial, su compatriota Andre Agassi, reciente ganador de Roland Garros, que le animó constantemente y se implicó en el partido como si le fuera la vida en ello. "Fue algo que no entendí", aclaró luego Moyà. "Nunca le había visto ver un partido de otros jugadores, tal vez ahora son muy amigos. Sin embargo, lo que debería hacer es darme el 50% del premio que cobró en París porque casi le regalé la victoria. Y en vez de eso aparece para animar a Courier", dijo el mallorquín en un tono sarcástico.

Sin embargo, nada de todo eso consiguió cambiar la estrategia de Moyà. El mallorquín jugó ayer tal como debe jugarse en hierba: sacando y voleando y arriesgando en el resto. "Eso es lo que hay que hacer", explicó Josep Perlas, su entrenador. "Y desde que comenzó a jugar en estas pistas hemos estado intentando que asimile este nuevo esquema. Para él no es fácil mantener constantemente el mismo nivel de saque, ni restar como lo ha hecho hoy. Pero nos estamos acercando. Yo creo que la derrota de hoy abre esperanzas".

Moyà tiene calidad para poder cambiar su juego, salir del fondo de la pista y buscar la red tras su servicio. No hay muchos jugadores con esas capacidades. Pero él domina todos los aspectos del juego y puede ir adaptándolo a las condiciones de cada pista sin grandes problemas.

En Wimbledon, el mallorquín ilusionó en su primer partido, y en el segundo demostró que puede jugar bien en estas pistas. Perdió por detalles. Una frivolidad y una doble falta le costaron la primera manga. Ganó luego la segunda rompiendo dos veces el servicio de Courier, y tuvo a tiro la tercera cuando dispuso de tres bolas para un nuevo break en el quinto juego. Se le escapó en el desempate. Pero se mostró muy sólido con su saque en la manga siguiente, que ganó con una rotura en el octavo (5-3). Y en la quinta, su concentración no resistió.

Hoy volverán a entrar en juego Alberto Martín, frente al marroquí El Aynui, y Fernando Vicente, contra el holandés Paul Haarhuis. También jugarán Arantxa Sánchez, ante Lisa Raymond, Conchita Martínez frente a Tara Snyder, y María Antonia Sánchez contra Nadeja Petrova.

Resultados. Masculinos. Segunda ronda: Courier (EEUU), a Moyà (12º cabeza de serie) por 6-3, 3-6, 7-6 (7-1), 3-6, 6-2. Goldstein (EEUU), a Mantilla (16º) por 6-2, 6-4, 6-7 (5-7), 6-2. Sapsford (GB), a Blanco por 6-3, 3-6, 6-4, 6-2. Sampras (EEUU, 1º), a Laureau (Canadá) por 6-4, 6-2, 6-3. Philippoussis (Australia, 7º), a Woodforde (Australia) por 6-7 (4-7), 7-6 (8-6), 7-6 (7-5), 6-4. Kucera (Eslovaquia, 13º), a Sa (Brasil) por 7-6 (7-4), 6-3, 6-2. Rusedski (GB, 9º), a Parmar (GB) por 6-3, 6-4, 7-6 (7-3). Haas (Alemania, 14º), a Wessels (Holanda) por 3-6, 6-4, 4-6, 6-3, 6-4. Nestor (Canadá), a Medvedev (Ucrania) por 6-1, 7-5, 6-3.

Femeninos. Segunda ronda: Graf (Alemania, 2ª cabeza de serie), a De Wwardt (Suráfrica) por 4-6, 5-3, 6-2. Seles (EEUU, 4ª), a Weingartner (Alemania) por 6-0, 6-0. Coetzer (Suráfrica, 12ª), a Saeki (Japón) por 6-4, 6-1.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de junio de 1999