Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Air France y Delta Airlines se unen para crear la tercera alianza mundial

La compañía aérea Air France, la tercera de Europa, y Delta Airlines, número tres en EEUU, sentaron ayer las bases de la tercera gran alianza internacional del transporte aéreo con la firma de un acuerdo "estratégico, exclusivo y de largo alcance", orientado a la reducción de los costes y a la mejora del servicio. El pacto constituye "el embrión de una alianza más ambiciosa", a la que podrán incorporarse, antes de fin de año, otros socios.

Considerados los números tres en sus respectivos continentes, Air France y Delta Airlines, unen ahora sus fuerzas, dispuestas a disputar el mercado mundial a las dos grandes alianzas ya existentes: Oneworld, que integra a British Airways, American Airlines, Iberia y Cathay Pacific, y Star Alliance, que engloba a Lufthansa, United Airlines, Air Canada, Thai Airways International y Scandinavian Airlines. La principal incógnita de este proyecto trasatlántico reside en la actitud que Swissair, socia de Delta y competencia directa de Air France, adoptará en los meses venideros. Precisamente, la compañía suiza, accionista principal de la belga Sabena, se reafirmó ayer en el mantenimiento de su alianza con Delta, en el mismo comunicado en el que anunció un acuerdo con American Airlines, una posición que no aclara el panorama.

[Tampoco la holandesa KLM recibió con buen ánimo el acuerdo Air France-Delta. De hecho, el portavoz oficial de KLM, Peter Wellhuner, aseguró que el nuevo acuerdo entierra definitivamente toda posibilidad de acercamiento de Air France al grupo de KLM, Alitalia y Nortwest Airlines, informa Europa Press].

Durante la conferencia de prensa que siguió al acto de la firma, tanto el presidente de Air France, Jean-Cyril Spinetta, como el de Delta, Leo Mullin, se mostraron partidarios de una reducción no "traumática" de las relaciones con Swissair en el supuesto de que la compañía suiza renuncie a convertirse en lo que podría ser "el tercer pilar" de esa nueva alianza internacional, a la que todavía no se le ha asignado un nombre.

Respecto a los vigentes acuerdos de Air France con Continental Airlines, Jean-Cyril Spinetta no se anduvo por la ramas. "Fue bueno mientras duró", vino a decir, "pero no es el socio adecuado para un proyecto como éste".

Además del tráfico compartido de pasajeros, el pacto Air France-Delta Airlines abarca el área de fletes. En palabras del presidente de la compañía estadounidense, el objetivo de la alianza es crear un servicio único, bajo una marca única, que permitirá a los pasajeros contar con una gran red mundial, de forma que se reduzcan el número y duración de las escalas.

Entrada en el capital

La cuestión, siempre delicada, de la titularidad estatal de la mayoría del capital de Air France, que inició su privatización en febrero pasado, no parece incomodar al presidente de Delta, quien elogió la capacidad de decisión y la celeridad de la actual dirección de la compañía francesa, que ha privatizado una parte de su capital. Leo Mullin se mostró dispuesto a estudiar, llegado el caso, una posible participación en la compañía francesa, antes de aclarar rápidamente que el cruce de participaciones no forma parte del acuerdo, que tiene una vigencia de 10 años, renovables. Según el presidente de Air France, la alianza permitirá a la compañía un ahorro de costes de 1.000 millones de francos (unos 25.000 millones de pesetas). La unión ofrecerá un total de 365 destinos, concentrados mayoritariamente en América (215), frente a los 101 situados en Europa y a los 49 en el resto del mundo. De cara al éxito de la empresa, ambas compañías consideran una ventaja indudable el disponer de los aeropuertos de Atlanta, sede de Delta, que cuenta con la plataforma de enlace más grande del mundo, y de Roissy (París), "la de mayor potencial de crecimiento europeo", gracias a las nuevas pistas que deben entrar en funcionamiento, según subraya la compañía pública francesa. Por su parte, Delta, que acaba de comprar Atlantic Southeast Airlines, espera incorporar a su red latinoamericana los aeropuertos de Bogotá, Buenos Aires, y otros en Chile y Ecuador.

Delta es la tercera compañía de EEUU en transporte de viajeros, 105 millones durante el pasado año; alcanzó en el último ejercicio un beneficio de 1.050 millones de euros (174.750 millones de pesetas), con una facturación de 14.000 millones de euros. Air France obtuvo un beneficio neto de 249 millones de euros (41.430 millones de pesetas).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de junio de 1999

Más información

  • Competirá con Oneworld y Star Alliance