Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El primer edil del PP en Marinaleda quiere recuperar la "convivencia"

El PP ha puesto una pica en el feudo rojo por antonomasia, Marinaleda. La pica se llama José Antonio Borrego Domínguez, un administrativo que trabaja y reside en Sevilla de lunes a viernes y, desde ahora, el acompañante que tendría Javier Arenas, secretario general del PP, si volviese a visitar la cuna del sindicalismo jornalero. Y no es moco de pavo: la última vez que Arenas visitó Marinaleda, en el arranque de las anteriores elecciones locales, tuvo que pasear con Juan Manuel Sánchez Gordillo, ante el plante de los candidatos populares. Borrego es el primer concejal del PP que accede a la corporación.

Lo que más preocupa a José Antonio Borrego, de 37 años, es la política "separatista" que, a su juicio, practica Juan Manuel Sánchez Gordillo, alcalde de Marinaleda desde 1979. "Mayormente, el motivo por el que me presento es por restablecer la convivencia y la buena armonía. En Marinaleda, si no eres partidario de la política de Sánchez Gordillo, aunque no te posiciones en contra, te excluyen socialmente", explica. El concejal popular -electo- compartirá corporación con los siete representantes de IU y los dos socialistas. El leve retroceso de Gordillo es tan exiguo que no amenaza su mayoría absoluta. Marinaleda sigue votando abrumadoramente -registra un altísima participación- y lo sigue haciendo por el dirigente jornalero. Pero los 170 votos que sentarán al PP, por vez primera, en la corporación han sido festejados por sus dirigentes como si de una alcaldía se tratara. Amalia Gómez, presidenta del PP en Sevilla, fue de las primeras en felicitar a su futuro concejal. "Sabía que lo tenía difícil", corrobora ahora Borrego con clara satisfacción. El candidato, que no milita en el PP y que en el 91 figuró en los últimos puestos de la lista socialista "por echar una mano", no observa "nada ejemplar" en Marinaleda, que lo diferencie de pueblos limítrofes. Sobre el éxito de la expropiación de la finca de El Humoso, que ahora trabajan cooperativas, esgrime sus dudas: "No sé que resultado puede tener, se comenta que hay gente que echa más horas y le pagan menos, así cualquier empresa es rentable". Borrego, que nació en Marinaleda, donde cultiva parcelas con su familia, se bregó con la campaña con la escasa ayuda de su padre y el segundo candidato del PP. En su único mitin juntaron 50 personas. Gordillo, dice, "nos ha criticado muchísimo diciendo qué iba a hacer yo desde Sevilla cuando él siempre está en el Parlamento y no delega ni lo mínimo". Del Sánchez Gordillo que fue su antiguo profesor revela: "Me parecía buen profesor, un poco metido ya en política. Aprobaba a todo el mundo y nosotros nos poníamos la nota".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de junio de 1999

Más información

  • José Antonio Borrego logra representación en el feudo jornalero