Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Inane

JOSEP TORRENT Tengo escrito, creo, que esta ha sido -es, aunque ya queda menos- una campaña inane y aburrida, en la que han abundado las descalificaciones y escaseado las propuestas. Basta con leer los titulares de los periódicos para comprobar hasta qué punto han menudeado los golpes bajos y han desaparecido de la escena las ideas. Digo yo que debe ser una de las herencias que nos dejó el PP tras aquellas vandálicas campañas que van del 93 al 96 en que todo valía, con independencia de que fuera verdad, mentira, media verdad o media mentira, para expulsar a los socialistas del poder. De aquellos polvos, estos lodos. El candidato socialista con lo de "tocarle la carita" y los populares, refugiados en su querencia de ejercer de oposición de la oposición. Esquerra Unida y Unión Valenciana, lamento tener que decirlo, están desaparecidos en combate y los del Bloc, tan animosos ellos al principio y con una soberbia propia de nuevos ricos (hay que ver el pastón que se han gastado. Igual les ha tocado una primitiva y no nos hemos enterado), echándole la culpa al empedrado demoscópico por seguir siendo extraparlamentarios. Con todo, algunas incógnitas quedan por despejar. Alicante, sin ir más lejos, donde PP y PSOE van a echar el resto con la presencia de lo más selecto del personal el día del cierre. O la discriminación de voto. Probablemente los ciudadanos, pese a que los políticos tiendan a considerarnos unos enanos mentales, seamos capaces de acudir a las urnas con tres papeletas distintas o con solo una, por qué no. Qué pasa si un vecino quiere votar a su alcaldesa o a su alcalde que es así de majo y estupendo y darle boleta al resto del mundo. Si algún interés me queda es el de observar como en una ciudad o en un pueblo el vecindario es capaz de votar a la vez a un alcalde socialista y al candidato del PP a la Generalitat y no por ello estar loco. O al revés. O bien mandar a la oposición a esos genios de la política que son Díaz Alperi y Julio de España y rendirse enamorados a Zaplana. Y en esa decisión, por fortuna, no ha contado para nada esta inane campaña que da sus últimas boqueadas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS