Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los túneles de Belate permanecerán cerrados al tráfico durante una semana por la revisión del cubrimiento interior

Los túneles de Belate, en la carretera nacional 121-A entre Pamplona e Irún, permanecerán cerrados al tráfico al menos durante una semana, según han confirmado fuentes del Gobierno de Navarra. El desprendimiento, en la noche del pasado viernes, de unos cuatro metros cuadrados de la capa de revestimiento del túnel de Belate, formada por malla impermeable y hormigón, aconseja realizar una detallada revisión del estado del recubrimiento interior de la zona afectada, situada a 1,5 kilómetros del acceso sur del túnel. La caída de los materiales provocó un accidente de tráfico que se saldó con heridas leves al vecino de Burlada José Antonio Lusarreta, de 62 años. Los técnicos del Gobierno de Navarra y los especialistas de la Universidad Politécnica de Madrid que han inspeccionado los daños han coincidido en que es preciso analizar con detenimiento el estado de la zona central del túnel, de 2,9 kilómetros de longitud total (el sexto más largo de España) antes de proceder a su reapertura. El Gobierno foral ha anunciado que facilitará la tramitación de las reclamaciones judiciales que el accidentado quiera emprender. Según las primeras hipótesis, el desprendimiento se debió a un corrimiento de tierras en el seno de la montaña, probablemente a causa de alguna de las múltiples corrientes de agua interiores que existen. El director general de Obras Públicas del Gobierno de Navarra, Álvaro Miranda, explicó ayer que la lámina impermeable colocada alrededor de todo el túnel impide ver las pequeñas fisuras que alertan sobre estos desprendimientos. "Si encontrásemos un sistema que nos permitiera detectar estas fisuras a tiempo sin renunciar a la impermeabilización del túnel, tendríamos la solución", señaló Miranda. Nuevo cierre en julio Más de 4.000 vehículos diarios, buena parte de ellos de tráfico pesado, utiliza la nacional 121-A para acercarse hasta la frontera guipuzcoana de Behobia o discurrir desde suelo vasco hacia el valle del Ebro y Cataluña. Los túneles se inauguraron en noviembre de 1997. El propio consejero de Obras Públicas navarro ha señalado que los túneles volverán a ser cerrados en el mes de julio para acometer un examen más detallado de la zona y prevenir nuevos desprendimientos como el actual o el que ya obligó a cerrar esta carretera en julio de 1998 por una caída de materiales ocurrida precisamente a unos 300 metros del actual desconchamiento. Durante 11 días los técnicos arreglaron entonces un desperfecto similar al de ahora, de cuatro metros cuadrados de superficie. El sistema de Belate está compuesto por dos túneles. El de Almándoz, de 1.200 metros de longitud, no ha sufrido desperfectos desde su inauguración. Los túneles cuentan con sofisticados sistemas interiores de vigilancia controlados permanentemente desde una central atendida por personal especializado que se encuentra ubicada entre ambos túneles. Se incluyen cámaras de vídeo, postes SOS, refugios y sistema de alarmas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de junio de 1999