Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:PALOMA BERGANZACANTANTE

"Faltan locales donde el público pueda saber escuchar"

Es una de las mujeres que ha hecho llorar a Manuel Vázquez Montalbán. Ocurrió en 1996, durante el homenaje en Madrid al detective Carvalho. La cantante madrileña Paloma Berganza interpretó durante la fiesta algunas canciones de Edith Piaf y Jacques Brel que tocaron el corazón del escritor catalán. "Casi nadie me prestaba atención, pero él se me acercó y me dijo que escuchando mis canciones había llorado. Me animó a recuperar la canción francesa", cuenta esta cantante de 38 años, sobrina y ahijada de Teresa Berganza, que estudió en el Conservatorio de Madrid, habita en una buhardilla del barrio de Chueca y confiesa que le "encanta vivir en pleno mogollón". Estuvo durante un año en el coro de la Comunidad de Madrid, pero finalmente se decantó por el jazz, la bossa nova y la música francesa. Hoy, Paloma Berganza, acompañada por el pianista Horacio Icasto, interpretará canciones de Giovanna Gassion, la inolvidable Edith Piaf, en el café La Fídula. Pregunta. ¿Por qué se ha decantado por la canción francesa en unos años en los que parece olvidada?Respuesta. Mi formación francesa, estudié en el Liceo Francés, me hizo interesarme por esta música, pero lo que realmente me animó fue conseguir el segundo premio hace tres años en el Centro de la Canción Francesa, en París. Que una española triunfe allí es difícil y pensé que no lo debía hacer mal.

P. Interpreta a clásicos como Brel, Piaf, Brassens, Montand, ¿lo hace fielmente?

R. He introducido variaciones y mezclo la canción francesa con el jazz y la música brasileña, que le da un toque especial y suaviza, por ejemplo, la tristeza que transmite Edith Piaf.

P. ¿Ser ahijada de Teresa Berganza le ha marcado de alguna forma?

R. Es una de las personas que más han influido en mi vocación, pero el camino no me ha resultado más fácil. Estamos en mundos diferentes. En cualquier caso, ella me da ánimos y me aconseja que no abandone.

P. ¿Se puede vivir sólo de las actuaciones?

R. Sobrevivo con los conciertos y las clases que imparto. Pero sí ha habido épocas en que he tenido que trabajar en una oficina.

P. Los músicos madrileños se quejan de lo difícil que resulta ahora buscarse la vida en Madrid.

R. Estoy de acuerdo. Yo actúo de vez en cuando en los centros culturales de los distritos y el caché en los últimos cuatro años ha caído en picado. Lo peor no es tanto la falta de locales para actuar, sino la falta de locales donde el público pueda saber escuchar. Ha bajado en Madrid el interés por la música y por la cultura en general.

Homenaje a Edith Piaf, con Paloma Berganza y Horacio Icasto. Días 28 y 29 de mayo, a las 23.30 y a la 1.00. Café La Fídula (Huertas, 57).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de mayo de 1999