Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNA

El Barça y las tendencias

Cada final de temporada ayuda a explicar las tendencias en el fútbol. Cada campeón dice más que nadie sobre las características de su Liga. Por mucho que represente a un modelo muy concreto, relacionado con la estética holandesa desde los tiempos de Cruyff, el Barça supone una referencia por elevación del estado de nuestro campeonato. De su triunfo se extraen algunas lecturas.1ª. La Liga española, al contrario de la italiana, privilegia el juego de ataque. Desde 1985, el equipo campeón ha sido el más goleador en 12 ocasiones. El único equipo que verdaderamente quebró esa línea fue el Madrid de Capello, que alcanzó el título con 17 goles menos que el Barça en la temporada 96-97.

2ª. El régimen dominante en España es el duopolio. Madrid y Barça se han repartido todas las Ligas desde 1985, con excepción de la conquistada por el Atlético en el curso 1995-96. Pero el club azulgrana lleva camino de torcer el signo del poder en nuestro fútbol y convertirlo en un monopolio, con seis campeonatos en nueve años y los que se adivinan en el futuro.

3ª. En esta calle no hay sitio para dos, forastero. El Barça y el Madrid se excluyen respectivamente. No hay triunfo sin caída del otro. El Madrid se resiente en los últimos tiempos de los mismos problemas que aquejaban al Barça durante el largo periodo de hegemonía madridista en el fútbol español. Mientras el club catalán se lleva título tras título sin apenas pausas, el Madrid ha entrado en sucesivas fases de desesperación, con cambios incesantes de entrenadores, tormentas institucionales y una sensación latente de crisis.

4ª. En los últimos tiempos se ha hablado del ascenso de la clase media frente a los viejos poderes del fútbol. Se ha hablado tanto que la tesis se ha considerado cierta. Pero la realidad es diferente, y no sólo en España. El Barça ha ganado la Liga en España, el Manchester en Inglaterra, el Bayern en Alemania y el Milan en Italia. Equipos clásicos que parecen dispuestos a acentuar su dominio en los próximos años. Las cosas son como son, no como parecen.

5ª. Los grandes futbolistas marcan la diferencia, y ninguno lo ha agradecido más que Van Gaal. Mientras tuvo que moverse en la dinámica de cualquier entrenador (lesionados, jugadores que debían actuar fuera de sus posiciones para tapar las ausencias), el entrenador holandés tuvo enorme dificultades para manejar el equipo, con decisiones dictadas por la confusión, a pesar de contar con recursos casi insuperables por el resto de rivales (Figo, Rivaldo, Kluivert, Cocu, Giovanni...). El punto de inflexión del Barça no se debió a ninguna ocurrencia sublime de su técnico. El Barça fichó a Frank de Boer y recuperó a Abelardo, Luis Enrique y Guardiola, cuyo regreso ha sido la mejor noticia para su equipo y para el fútbol español. Lo mejor que se puede decir de Van Gaal es que fue sensato y colocó desde ese momento a cada uno en su sitio. Suficiente para ganar la Liga con diez puntos de ventaja.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de mayo de 1999