Entrevista:FELIPE LÓPEZ PÉREZORGANISTA

"Hay que mimar los órganos que aún quedan en Madrid"

Felipe López tiene por segundo apellido el primero del maese inmortalizado por Gustavo Adolfo Bécquer: aquel cuyos dedos arrebataban de los teclados la profunda emoción que embargaba a cuantos sevillanos, según la leyenda, lo escucharon embelesados y, prendidos de sus manos, consigueron ser trasladados a los espacios insondables de la sensibilidad musical. López Pérez es madrileño y, con sus cumplidos cuarenta años, también puede ser considerado maese organista. No vive dentro de la cápsula de una leyenda, como maese Pérez; su vida transcurre en Madrid, pero le ha sido dado, asismismo, el don de arrancar de los órganos las notas que transportan a quien le escucha hasta las elevadas bóvedas del sentir. Estudioso de estos instrumentos excelsos, Felipe López acaba de inventariar, por cuenta del Gobierno regional, 144 de los principales órganos existentes en Madrid. Hacia ellos conserva la fascinación que a sus 12 años le llevó a interesarse por esa música sublime, cuyos estudios desarrolló durante cinco años en Alemania, amén de los que cursó aquí y que hoy despliega como músico en activo, profesor y musicólogo.Pregunta. ¿Cuál es el estado de salud de los órganos madrileños?

Respuesta. Algunos son saludables, la mayor parte de ellos tiene fiebre y el resto padece de cierto abandono.

P. Como experto, ¿qué tratamiento propone para recuperar su salud?

R. Hay que mimar los órganos que aún quedan en Madrid, cuidarlos y afinarlos. Aquellos que conservan íntegras sus cualidades musicales han de ser, además, restaurados. Son demasiado valiosos como para dejarlos abandonados.

P. En materia de órganos, ¿es Madrid una potencia?

R. No. Madrid fue de las ciudades españolas que más sufrió los efectos de las guerras. Más de cien de estos grandes instrumentos desaparecieron desde el fin del siglo pasado, ya que, para colmo, durante la anterior centuria, las modas hicieron que sectores amplios de la sociedad percibieran esta música como algo realmente horrendo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

P. ¿Tienen los órganos madrileños particularidades propias?

R. Los construidos en Europa central, desde Suiza a Polonia, daban más importancia a los pedales, mientras que aquí, los organeros hicieron los pedales más bien toscos, sus constructores los desarrollaron poco.

P. ¿Cuáles de los órganos de la Comunidad de Madrid considera más valiosos?

R. Los de Leganés y Estremera son en verdad magníficos. El de las Comendadoras de Santiago, en Amaniel, con su fuelle aún manual, es una verdadera joya, como el de la Capilla Real de palacio.

P. ¿Ha interpretado sobre ellos?

R. Sí, he tenido esa sublime dicha.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS