Tribuna:CIRCUITO CIENTÍFICO
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El primer ordenador electrónico

Tradicionalmente se considera que el primer ordenador electrónico fue el ENIAC (Electronic Numerical Integrator And Computer) desarrollado por John P. Eckert y John W. Mauchly en la Moore School de la Universidad de Pensilvania (EE UU). Presentado al público el 15 de febrero de 1946, cuando se cumplieron los 50 años de ello proliferaron diversos comentarios periodísticos en torno al ENIAC, el presunto primer ordenador electrónico. Pero la realidad es que el verdadero primer ordenador electrónico fue el EDSAC (Electronic Delay Storage Automatic Calculator) desarrollado por Maurice Wilkes y sus colegas en Cambridge (Inglaterra). El EDSAC fue completamente operativo por primera vez en junio de 1949. Ahora, cuando se cumplen 50 años de ello, bueno será recordarlo, de la misma forma que, tal vez un tanto alegremente, todos recordamos al ENIAC en 1996.Si hablamos del primer ordenador electrónico nos referimos al uso, por primera vez en el cálculo, de la tecnología electrónica de los tubos de vacío y, también, a la estructura funcional de un sistema de cálculo versátil con un programa almacenado en memoria en lo que conocemos como arquitectura Von Neumann y que define lo que hoy consideramos un ordenador. Anteriormente, los aparatos utilizados para el cálculo científico-militar usaban la tecnología electromecánica de los relés y se programaban, casi siempre externamente; por ejemplo, con sistemas de cableado, pero sin almacenar la totalidad del programa a ejecutar en la memoria.

En realidad el ENIAC no fue el primer calculador en utilizar tubos de vacío. Un largo juicio promovido por Honeywell contra Sperry Rand (Univac) entre 1967 y 1973 estableció que la idea de utilizar los tubos de vacío para el cálculo científico la tuvieron primero John Atanasof y Clifford Berry en la Universidad de Iowa al diseñar, en 1939, su calculador ABC (Atanasof-Berry-Computer). Parece ser que John Mauchly vivió en casa de Atanasof durante cuatro días a partir del 13 de junio de 1941. De ahí pudo surgir el artículo de Mauchly, publicado en 1942, que proponía el uso de esa, entonces novedosa, tecnología electrónica para el cálculo científico que implementó en el ENIAC.

El ENIAC tampoco tenía una arquitectura Von Neumann. La idea del programa almacenado en memoria es de Eckert y Mauchly y se les ocurrió mientras se estaba construyendo el ENIAC. Pero, para no retrasar la operatividad del ENIAC, la pospusieron hasta una nueva máquina. El concepto fue divulgado en 1945 por John Von Neumann, famoso matemático adscrito al proyecto de la Moore School bastante después de su inicio. El EDVAC (Electronic Discrete Variable Automatic Computer) de que se hablaba en el famoso artículo de Von Neumann, First Draft of a Report on EDVAC, sólo existió como diseño. Nunca fue una máquina real. Posiblemente, las posteriores discusiones entre Eckert/Mauchly y Von Neumann hicieron que el que podía haber sido el primer ordenador electrónico, el BINAC (Binary Automatic Calculator) de Eckert y Mauchly no fuera operativo antes de que el EDSAC de Wilkes construido en Inglaterra que es, pues, el primer ordenador electrónico de la historia. También suele reclamar ese título el Mark I realizado en Manchester (Inglaterra) por F.C. Williams y T. Kilburn. Sin embargo, según parece, si bien fue operativo en el verano de 1949 como el EDSAC, no tuvo dispositivos de entrada/salida hasta más tarde. El de Cambridge fue el primero en estar completo. En definitiva, en junio de 1999 se cumplen 50 años del primer ordenador electrónico, el EDSAC. Sin negar la importancia del ENIAC, parece justo dejar las cosas claras.

Miquel Barceló es profesor de Historia de la Informática de la Facultad de Informática de Barcelona (UPC)

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS