Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNALES

El líder del GAV acepta ante el juez que dañó un vehículo de TV-3

El líder del Grup d"Acció Valencianista (GAV), Juan García Sentandreu, declaró ayer en el Juzgado de Instrucción número 5 de Valencia en relación con la concentración ilegal que una treintena de simpatizantes de esa organización, un grupúsculo anticatalanista, realizó a las puertas de la sede del Consejo Valenciano de Cultura (CVC) el pasado 13 de julio. Durante la concentración, preparada en protesta por el dictamen que los consejeros hicieron sobre la lengua, los manifestantes arrojaron huevos y tomates contra algunos de los presentes. Un vehículo de TV-3, la televisión catalana, también fue rociado con productos naturales. Pese a todo, García Sentandreu se limitó a afirmar ante el magistrado, José Manuel Ortega -responsable de varias investigaciones de envergadura (el brote de hepatitis C o la muerte de Ewa Striniak)- que durante las más de cuatro horas de concentración la policía ni identificó ni, por supuesto, detuvo a ninguno de los anticatalanistas congregados. García Sentandreu, imputado de los delitos de daños y desorden público, aseguró que los manifestantes acudieron hasta la sede del CVC "de manera libre, espontánea y voluntaria", aunque no identificó a ninguno de los allí presentes. Eso sí, el líder del GAV, abogado en ejercicio, reconoció que rebozó con huevos el vehículo de TV-3: "Estaba indignado porque el coche estaba aparcado en una zona peatonal, y la policía, en vez de perseguir la infracción, identificó a una mujer que pegó en el turismo un adhesivo con la leyenda No mos fareu catalans", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de abril de 1999