Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chichi Creus deja el baloncesto

El base del TDK pone punto final a su carrera a los 42 años y después de 24 temporadas en la élíte

Manresa< / ciudad>

Joan Creus, el eterno base, puso punto y final ayer a su trayectoria como jugador profesional de baloncesto. A sus 42 años, Joan Chichi Creus, era algo más que el base del modesto TDK Manresa, era el jugador modelo para los jóvenes baloncestistas por su profesionalidad y constancia, por su sabiduría como conductor del equipo y era, también, un hombre apreciado dentro del mundo del baloncesto profesional como pudo comprobar el propio jugador al ver abarrotada la sala de prensa ante su propia sorpresa.

La sencillez de Chichi le ha hecho grande y con esta misma modestia reunió ayer a los informadores para explicar con la boca pequeña que se va por "motivos lógicos", unos argumentos que no acabó de poner sobre la mesa. La edad, la pequeña frustración de no haberse podido clasificar para disputar las eliminatorias por el título, el hecho de haber jugado al máximo nivel y en la máxima competición europea, han hecho que este fuera el momento más adecuado para decir adiós.

El de Creus es un adiós sentido porque se va a los 42 años pero siendo el base titular e indiscutible del TDK Manresa; se va manteniendo los registros de anotación de las últimas temporadas, se va asegurando que "fisícamente podía haber jugado un año más" y se va sin tener aún decidido su futuro a medio plazo. A corto sí: hará vacaciones en agosto y después del verano ya se planteará si vuelve a las canchas ocupando alguna responsabilidad técnica o estando al cargo de equipos base. "Esa sería mi ilusión", aseguró.

Creus pone fin a una longeva carrera que empezó hace 24 años en el Hospitalet y que le ha llevado a jugar en diversos equipos, siempre de primer nivel: el Granollers, el Barcelona y el TDK. Ha sido medalla de plata en el Eurobasket de 1983, campeón de Liga con el Barcelona (1980-81) y con el TDK (1996-97) y tres veces campeón de la Copa del Rey, dos con el Barcelona y una con el TDK.

Llegó a los 37 años al TDK, cuando estaba a punto de dejar el baloncesto tras la desapari,ción del Granollers, y en Manresa encontró una segunda juventud. Con él el equipo ha conseguido los mayores logros de la historia y él mismo ha sido líder del colectivo.

Año a año ha ido renovando su contrato y, también, ha ido batiendo todos los récords y recibiendo un sinfín de galardones y homenajes. Cumplió los 40 después de haber llevado al TDK a ganar la Copa del Rey y siendo elegido el mejor jugador de la fase final de esta competición. Y pasó la barrera, la temporada pasada, llevando al conjunto manresano a proclamarse de manera tan meritoria como sorprendente campeón de Liga. Creus aún fue elegido, a sus 41 años, como el mejor jugador de la fase final de la Liga ACB Estos éxitos le llevan a decir que "esta ha sido la etapa más positiva" de su carrera.

El club le prepara un homenaje para despedirlo "como se merece", en palabras del presidente Valentí Junyent, pero por deseo expreso del jugador se hará con sencillez. De todos modos, en el pabellón del Nou Congost se retirará la camiseta con el número 7, el que llevaba Joan Creus. El base se va recordando "las muchas cosas positivas, que no son ni títulos ni cosas puntuales, que he vivido durante una larga trayectoria de muchos años jugando a un buen nivel" . Ahora, Joan Creus debe reencontrar un espacio en el mundo del baloncesto, un deporte que, según Valentí Junyent, "no se puede permitir que el jugador no siga siendo un hombre importante y un referente dentro del baloncesto". Creus deja el baloncesto entre el lamento generalizado, pero también en medio de la comprensión por una decisión que debía llegar. Los cargos federativos, el seleccionador, Lolo Sainz, el club y su entorno familiar han sido comprensivos. Todos menos su hijo menor, de siete años. "Le ha costado entenderlo" —dijo Creus—, "pero al final me ha dicho: 'Bueno, tu te vas y yo empiezo ahora a jugar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de abril de 1999