Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Azkuna aboga por un Bilbao verde y culto "con papel relevante en Europa"

Iñaki Azkuna, candidato de la coalición PNV-EA a la alcaldía de Bilbao, aboga por una ciudad más verde y culta, que no se olvide de su industria, combine la regeneración urbana con la moral y se convierta en una referencia en Europa. En un discurso plagado de citas históricas, presentó ayer oficialmente su candidatura y quiso marcar ya su impronta: se opuso a las limitaciones para que arquitectos vascos participen en el proyecto de Abandoibarra, en contra de lo aprobado por el actual alcalde, el también peneuvista Josu Ortuondo.

El ex consejero de Sanidad echó mano de Louis Pasteur, Unamuno, Iparragirre o José Antonio Agirre en una cuidada disertación que abordó los mayores problemas de Bilbao: desde la situación de los barrios más deprimidos - "siendo importante el centro, terreno abonado para hermosos proyectos, no lo es menos la periferia", dijo- hasta la sanidad, la acción social en zonas como Bilbao La Vieja o el orden público "para disminuir el narcotráfico en acciones conjuntas de las diversas policías". Azkuna no pudo eludir detenerse en el proyecto de Abandoibarra, al que definió como "hierba y árboles al lado de edificios" y con el que se desmarcó de su compañero de partido, el actual alcalde Josu Ortuondo. "En su construcción deben intervenir con las mismas oportunidades los arquitectos vascos que podrán hacerlo magníficamente", dijo, en oposición a la decisión de la sociedad Bilbao Ría 2000, presidida por Ortuondo, de obligar a los promotores de viviendas en la zona a contratar un arquitecto de prestigio entre una lista de 39 profesionales. No fue la única disonancia.En su defensa de más cultura, opinó que el edificio de La Alhóndiga, que está en desuso desde hace más de 25 años, debería transformarse "en un centro de ocio y cultura", cuando el Ayuntamiento bilbaíno se ha decidido a habilitar allí un Palacio de Deportes, para lo que ya cuenta con una subvención del Gobierno central. A su juicio, la regeneración urbana que está viviendo la capital vizcaína debe acompañarse por el rearme moral. "Trabajaremos para, con una percepción ética y solidaria de la vida, conseguir una ciudad que una a su fuerte personalidad unas dosis de amabilidad, más árboles y más verde si es posible, más atractiva, generadora de riqueza, con un sentido más profundo de la justicia social", dijo. Defendió la persistencia de la industria y consideró prioritario la apertura al exterior. "Bilbao debe jugar un papel relevante en Europa, donde tiene sus mejores mercados. Siempre hemos estado presentes en el mundo. No necesitamos ahora un país endogámico". El lema de la candidatura PNV-EA será Porque es tiempo de ilusión y la lista ha sufrido una importante renovación. Los peneuvistas sólo mantienen a dos actuales ediles entre los 10 primeros puestos: el delegado de Obras Ibon Areso y el presidente del Consorcio de Aguas Juan José Olabarria. EA, sin concejales esta legislatura, ha incluido en el tercer puesto a José Manuel Uribarri, aunque su siguiente representante es el undécimo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de abril de 1999

Más información

  • El candidato discrepa de Ortuondo sobre el plan de Abandoibarra