Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un acto convocado por el "ultra" Ynestrillas desencadena violentos incidentes en Bilbao

La presencia ayer durante media hora en Bilbao del líder ultraderechista Ricardo Sáenz de Ynestrillas y una treintena de seguidores de la Alianza para la Unidad Nacional (AUN) desencadenó violentos incidentes, que dejaron las calles del centro sembradas de contenedores de basuras incendiados y ocasionaron la rotura de lunas en dos sucursales bancarias. Los miembros de la AUN fueron protegidos por la policía autónoma vasca. La Ertzaintza detuvo a ocho personas entre los contramanifestantes, convocados por HB, las Gestoras pro Amnistía y el grupo juvenil Jarrai.

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco autorizó una concentración de la AUN en Bilbao, inicialmente prohibida por el Departamento de Interior del Gobierno vasco, pero limitó su duración a una hora a partir de las 11 de la mañana de ayer y obligó a que se celebrara en el acceso a la Feria de Muestras, muy poco frecuentada en días festivos y fácil de aislar por la policía. Más de un millar de personas secundaron el llamamiento de las organizaciones abertzales a boicotear el acto y esperaron la llegada de Ynestrillas y sus seguidores en los alrededores del campo de fútbol de San Mamés, separados un centenar de metros del lugar fijado para la concentración ultra por un cordón de la Ertzaintza. A las 11.15 horas, escoltado por furgonetas policiales, llegó el autobús con los seguidores de Ynestrillas. Minutos después, los contramanifestantes, reunidos tras una pancarta con la leyenda Euskal Herria askatu (Euskal Herria libre), trataron de superar el cordón policial y comenzaron a arrojar piedras y botellas incendiarias contra los agentes, al tiempo que insultaban a Ynestrillas y gritaban consignas a favor de ETA y la independencia. Uno de los artefactos prendió fuego a una cabina telefónica. Fue el comienzo de los incidentes, que se prolongaron durante más de una hora por el centro de Bilbao, afectando especialmente a la calle Licenciado Poza y a la Alameda de Urquijo, donde fueron cruzados varios autobuses e incendiados numerosos contenedores de basura y papel. Sendas sucursales del BBV y el Banco Guipuzcoano resultaron apedreadas y acabaron con las lunas rotas. La Ertzaintza disparó pelotas de goma para obligar a los contramanifestantes a dispersarse por las calles adyacentes. Mientras las cargas policiales les forzaban a retroceder, una treintena de miembros de la AUN permanecía, protegida por la policía, en el lugar de la concentración, ondeando banderas españolas. En los enfrentamientos fueron detenidas ocho personas, que en la tarde de ayer permanecían en dependencias policiales. Ynestrillas habló, apoyado en un atril con la siglas de la AUN, a través de un altavoz. Su arenga duró unos 10 minutos, pero sus palabras fueron tapadas por los insultos y los gritos de los contramanifestantes y el ruido del helicóptero que sobrevolaba la zona a baja altura. En los alrededores de la Feria de Muestras, no había más público para su vehemente discurso que el grupo de periodistas que cubrían el acto, más numeroso que los seguidores de Ynestrillas, y los agentes policiales. En los últimos meses Ynestrillas ha convocado concentraciones similares a la celebrada ayer en Bilbao en distintas localidades vascas, entre ellas Hernani, Rentería y Amurrio. En Vitoria, el enfrentamiento con grupos abertzales alcanzó una especial virulencia. Uno de los seguidores de la AUN resultó herido en la cabeza, al ser alcanzado por una piedra. Ynestrillas dijo ayer que volverá al País Vasco durante la campaña de las elecciones europeas y municipales de junio. El líder ultra anunció su intención de presentar listas en municipios vascos en los que "la bandera vasca haga daño y moleste". Ynestrillas no agotó el plazo de una hora concedido por los tribunales para permanecer en el lugar acordado de concentración. Media hora después de llegar a Bilbao, los simpatizantes de la AUN, en su mayoría varones jóvenes, volvieron al autobús y se marcharon bajo protección de varias furgonetas policiales. En el interior del vehículo, buena parte de los jóvenes se cubrieron con cascos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de abril de 1999

Más información

  • La Ertzaintza detuvo a ocho contramanifestantes convocados por HB para boicotear el acto