Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Cuestión de oído

He asistido a la cuarta representación de la ópera Carmen en el Teatro Real.

Dejo a un lado la dirección escénica, la escenografía, vestuario, etcétera, cuestiones siempre polémicas por aquello de "sobre gustos...". En cuanto a la parte musical, me pareció perfecta, sobre todo en lo que respecta a la orquesta y al director. La Orquesta Sinfónica de Madrid sonó como pocas orquestas europeas en similares circunstancias podrían hacerlo. Y, sin embargo, las únicas protestas del público (pocas, todo hay que decirlo) fueron contra él maestro García Navarro, responsable de la magnífica versión.

¿Dónde tiene el oído el público madrileño? ¿Qué le ocurre a nuestro público, que ya no se entusiasma con una versión tan brillante y apasionada como la que se escuchó el día 12 en el Teatro Real? Sin duda existen intereses, filias y fobias extramusicales que uno desconoce.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Algunos se preguntan si no será que, al pasar las óperas a 10 representaciones con 2.000espectadores cada una, en vez de las dos y luego cuatro o seis del Teatro de la Zarzuela, con 1.200 espectadores cada una, ha entrado en el Real un público bisoño que desconoce en absoluto la ópera. ¿Cómo se explica si no que se aplauda justamente cuando debería romperse el teatro en una ovación? Creo que, en la parte musical, las óperas que nos viene ofreciendo el Teatro Real desde su inauguración han justificado, por lo general y en positivo, la expectación que siempre despierta cuanto se cuece en el gran coliseo-madnileño.—

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS