Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Atlético se proclama eliminado de la Copa de la UEFA

No hay ambiente de semifinal europea en Parma (21.30 horas, Antena 3). Ni por un flanco ni por el otro. La sensación es de suerte echada, de eliminatoria resuelta; el 1-3 de la ida pesa como una losa en el Atlético, que llega resignado a quedar fuera. Y el Parma se siente clasificado. Ambos andan mucho más preocupados por su salud liguera que por el futuro europeo. Por ahí, Miguel Ángel Gil, el director general de los rojiblancos, fue extremadamente crudo: "Si se quiere vender demagogia, ilusionad al que se lo crea. A mí lo único que me preocupa es el Barcelona y el futuro de la sociedad". Los datos respaldan el pesimismo: el Atlético no ha ganado aún con Antic, ha sumado tres puntos en los últimos 11 partidos de Liga, no tiene delanteros (sólo el canterano Tevenet) y necesita marcar al menos tres goles para pasar, una cifra que ni los italianos más viejos recuerdan haber sufrido en campo propio en una competición europea. Gil Marín, el jefe de la expedición rojiblanca a la espera de que hoy se incorpore su padre, no hizo esfuerzos en ocultar que su equipo viaja a Parma por obligación, sin ilusión: "Si soy franco, mi único sentimiento actual es de pena, de rabia, de preocupación. La que me genera ver cómo esta plantilla está dejando una imagen lamentable por todos los campos, cómo está machacando la imagen del club y comprometiendo su futuro". Y se mostró despiadado en sus ataques: "No puedes jugar bien 20 minutos y luego, por falta de ambición, de carácter, por dejación, terminar arrastrándote; los equipos pequeños nos sobrepasan y nos pisan. El jugador que no se deje hasta la última gota de sudor y sude lo que hay que sudar de aquí a final de temporada, lo va a pasar muy mal. Nadie se ríe de nosotros".

No hubo respuesta de la plantilla a los ataques del jefe - "el apoyo cuando todo va bien no hace falta", dijo Juninho y se llevó una buena reprimenda: "Que demuestre su calidad en el campo no haciendo declaraciones", insistió Gil Marín-. Tampoco de Antic, poco dado a la arenga ayer. No por pronunciar aquello de "no venimos de turismo", sino por justificarlo en la supuesta mala suerte sufrida en la ida: "Lo tuvimos cerca en el primer partido", llegó a afirmar, "espero que nos devuelvan aquí la fortuna de la ida". El serbio encontró luego un punto por el que los jugadores, más allá del resultado, deberían dejarse la piel en Parma. "Por el orgullo de vestir esta camiseta", dijo.

Desde el rincón parmesano tampoco se dedica mucha atención al partido. Ni siquiera se lamentan por la baja de Cannavaro y la probable de Boghossian, incluso han dado vacaciones a Crespo. La única preocupación es que los cuatro futbolistas que tiene a tiro de sanción (Buffon, Stanic, Fiore y Vanoli) no vean una tarjeta amarilla. En la otra eliminatoria se enfrentan Bolonia y Olimpico de Marsella (0-0 en la ida).

Parma: Buffon; Thuram, Sensini, Mussi; Fúser, Dino Baggio, Fiore, Vanoli; Verón; Chiesa y Balbo.

Atlético: Molina; Aguilera, Santi, Chamot, Serena o Toni ; Valerón, Mena, Juninho, Lardín; Roberto y Tevenet.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de abril de 1999