Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Biel Mesquida presenta su nueva novela, "Vertígens"

De negro y de estreno, con la muñeca encadenada y sudoroso, Biel Mesquida (1947) libró su nueva novela al público que el martes abarrotó el patio del Casal Solleric de Palma. La obra, Vertígens (Edicions 62), de 200 páginas, logró el premio Ciudad de Palma Llorenç Villalonga de este año. Ayer en Barcelona la presentación a la prensa se efectuó en el sótano del metro de la plaza de Catalunya, escenario de uno de los primeros episodios de esta compleja historia de amores con una ración de corruptelas viejas y novedosas, que esporádicamente remite a determinados personajes identificables de las finanzas mallorquinas. El ya veterano escritor, rupturista e insular provocador -en sí mismo es un acontecimiento social y un emisor de anuncios-, que se destapó con L"adolescent de sal en 1973, pretende con esta última obra seguir elaborando su propia moda literaria y estilizar una marca, alejándose de sus atesorados estereotipos. El enclave poético y turístico de Formentor (Mallorca) es el escenario de lujo de la trama, y frecuentes las referencias a los personajes literarios y a los artistas que recalaron en sus costas. Autores consagrados de la misma generación del autor (convecinos de la universidad y paisanos como Gabriel Janer Manila) han criticado a Biel Mesquida -sin nombrarle- por concurrir a un premio destinado a descubrir plumas noveles. Otros concursantes derrotados han dejado entender que su galardón estaba pactado de antemano, extremo que negaron el jurado, el Ayuntamiento de Palma y la editorial concertada. El novelista manifiesta que quiere alcanzar cierto aire de clásico, ahondar en las frases cortas, perfilar acciones concretas y consagrarse hasta alcanzar "una literatura sin fecha de caducidad". Mesquida explicó que su novela es, de nuevo, una trama amorosa, pero que retrata encantos y pequeños mundos, el amor, las pasiones y los negocios clandestinos. Un fotógrafo, una joven ambiciosa y una dama aristocrática trafican en Vertígens.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de abril de 1999