Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Es ridículo lo que se ha montado por saludar a mis hijas"

Iván Campo y Roberto Carlos comparecieron ayer ante los medios de comunicación a petición propia para explicar las imágenes de Canal Satélite en las que se les veía saludando a la cámara abrazados y riéndose en el descanso del partido en Balaídos. "Es ridículo lo que se ha montado por saludar a mis hijas", aseguró sorprendido el jugador brasileño. Según su versión, su esposa, Alexandra, y sus hijas, Giovana y Roberta, estaban en el estadio pero no las localizaba. "En el descanso me dijeron que veían la cabeza de Iván y yo les dije que estaba a su lado. Así que nos abrazamos y les saludamos". "Yo estaba hablando", cuenta Iván, "con mi novia y cuando Roberto me pidió que saludara lo hice. No tengo hijos pero cuando los tenga mi familia estará por encima de cualquier cosa".Iván Campo, mientras daba explicaciones sudaba y no paraba de mover las manos. A su lado, Roberto Carlos mostraba una sonrisa nerviosa y llevaba el peso de la comparecencia. "Quiero pedir perdón por la actitud, pero no por haber llamado a mi mujer y a mis hijas. Hemos tenido la mala suerte de que en el único momento en que estábamos bromeando nos haya sacado una cámara, que nos sabemos ni dónde estaba. Era un momento de descanso, no podíamos hacer nada y no creo que hiciéramos mal a nadie. No estábamos de broma con nuestra afición, ni con nuestro club, ni con nuestros compañeros". Y añadió: "Cuando perdemos siempre hay problemas. Yo siempre hablo y pongo la pierna por este equipo y este club".

Roberto Carlos también habló de la actitud de Guti, Mijatovic y Seedorf cuando fueron sustituidos por Toshack en los mintos 27, 52 y 70, respectivamente. "Si estamos perdiendo es mejor salir un poco más rápido, ya lo hemos hablado. Cada uno debe pensar un poco más en lo que hace, pensar más en el equipo y en los compañeros, y menos en uno mismo", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de abril de 1999