Tribuna:DE PASADATribuna
i

Elecciones

ANTONIO FERNÁNDEZLa campaña electoral ha comenzado. Ayer la candidata de IU a la alcaldía de Córdoba, Rosa Aguilar, agasajaba a los medios de comunicación por lo que se les viene encima. La comida-regalo fue por todo lo alto. Nada menos que en el prestigioso restaurante de José García Marín, Pepe el de El Caballo Rojo. Aguilar aprovechó la ocasión para presentar al número dos de su lista a la alcaldía. El jamón y el queso fueron testigos del primer encuentro con la prensa de Francisco Tejada, el desconocido jefe de personal de la Tesorería de la Seguridad Social que acude como independiente en la lista de IU. Entre los comentarios destacó el más que probable pacto entre IU y PSOE si el Partido Popular no obtiene mayoría absoluta en los comicios locales. Aguilar, que lucía un broche con la figura de Dolores Ibarruri, La Pasionaria, sobre un conservador atuendo, agradeció el apoyo mostrado por Almunia en su reciente visita a la ciudad en la que aseguró que IU tendría su soporte tras las elecciones caso de que fuera necesario. Al tiempo que la candidata festejaba las declaraciones del socialistas, tras ella, el portavoz de IU en la Diputación ponía cara de poker. No en vano, unas horas antes, Ocaña se tiraba los trastos con Mellado en el pleno de la institución provincial. Cosas de la política. Otra muestra de la cercanía electoral fue la presentación de la edición local del Diario de Andalucía. ¿Qué mejor momento para iniciar la tirada? La expectación era grande y al acto no faltó nadie que se precie de tener algo que decir en la ciudad. Bueno, no estaba el presidente de Cajasur, Miguel Castillejo, que no tiene que demostrar nada a nadie. De gran independencia y pluralidad debe ser calificado el nuevo diario, a juzgar por la alegría manifestada por personas tan distantes ideológicamente como el alcalde, Rafael Merino, o el presidente de la Diputación, José Mellado. No es de extrañar tanto consenso, la lista de accionistas es realmente ecléctica. Desde personas afines al PSOE como Amador Jover o Eduardo Villaseca hasta empresarios del peso de Martínez Barragán, sin olvidar la aportación del ex presidente del Córdoba, el industrial y millonario local Rafael Gómez. Como nota curiosa, a la salida, Asaja regaló una muestra de aceite de oliva. Nada que objetar, salvo que la etiqueta de la botella delataba que provenía de una empresa envasadora de Toledo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 12 de abril de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50